Notice: Trying to access array offset on value of type bool in /data/confidencialcolombia.com/wp-content/plugins/all-in-one-seo-pack/admin/aioseop_module_class.php on line 1725

Líder indígena sobrevive a un atentado

Rogelio Mejía Izquierda, gobernador de los indígenas arhuacos, sobrevivió este lunes a un atentado perpetrado por desconocidos que dispararon contra su vehículo en una emboscada en la Sierra Nevada de Santa Marta. Un disparo atravesó el sombrero que llevaba puesto.

Mejía recibió un disparo, pero la bala atravesó el sombrero en forma de cono que forma parte de la vestimenta tradicional de su pueblo y le causó solo una rozadura, pero el vehículo todoterreno en el que se desplazaba sufrió 40 impactos, informó el Resguardo (reserva) Arhuaco de la Sierra Nevada en un comunicado.

El atentado fue perpetrado por un grupo de hombres armados el pasado 8 de noviembre cerca de Puerto Bello, localidad del departamento del Cesar creada contra la voluntad de los arhuacos en su territorio ancestral de la Sierra Nevada de Santa Marta, la formación montañosa litoral más alta del mundo, con una cota máxima de 5.775 metros y ubicada a tan sólo 42 kilómetros del Caribe.

Anuncios

“Sin tener hasta estos momentos claros los móviles del intento de asesinato, sentimos que es un hecho gravísimo dentro de la serie de violaciones a los derechos de nuestro pueblo”, agregó el Resguardo Arhuaco de la Sierra, que llamó a las autoridades correspondientes a que investiguen los hechos y hagan justicia.

Los arhuacos, que son entre 9.000 y 14.000 personas según diversas fuentes y se dedican principalmente a la agricultura, recordaron que todavía sigue en la impunidad el asesinato hace 22 años de sus líderes Luis Napoleón Torres, Hugues Chaparro y Ángel María Torres, a manos de militares, caso por el que el Estado fue condenado por la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH).

Los arhaucos habitan la Sierra Nevada de Santa Marta al igual que los koguis, kankuamos y wiwas, y todos ellos han afrontado la presión de guerrilleros, paramilitares y narcotraficantes, así como de colonos.