Libertad para los soldados y policías secuestrados

La exsenadora Piedad Córdoba, al frente de un grupo de mujeres activistas de renombre internacional, presentó una carta en la que ese colectivo invita a las FARC a liberar a los 18 policías y militares que restan en su poder como gesto para una salida dialogada al conflicto.2011-08-12 Córdoba leyó la misiva en el foro “Mujeres del mundo embarcándonos por la paz” en presencia de personalidades como Xiomara Castro, esposa del expresidente de Honduras Manuel Zelaya, y la nieta del revolucionario mexicano Emiliano Zapata, Margarita Zapata.

También asistieron y compartieron sus experiencias la diputada de El Salvador Lilia Díaz, excombatiente del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), y Mirta Baravalle, presidenta de las Madres de la Plaza de Mayo, de Argentina.

En la carta, dirigida al Secretariado del Estado Mayor Central de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), las firmantes se presentan como mujeres que desde sus responsabilidades políticas han “apelado al ejercicio de la razón, el derecho y la ética para la solución de graves problemas” en sus países y en el mundo.

“Mientras se genera un ambiente y escenario para el diálogo, queremos invitarles a anunciar igualmente su disposición a la liberación de los restantes miembros de las Fuerzas Armadas y de la policía capturados por ustedes en combate hace varios años”, proponen en la misiva.

Anuncios

Ese paso, unido a la liberación unilateral de seis personas el pasado febrero, “tendrá un enorme significado político y ético” y “podrá desencadenar (…) el eventual inicio de un diálogo que propicie una salida política negociada a la larga confrontación que sufre Colombia”.

La agrupación de mujeres se puso a disposición de la guerrilla “si es aceptada para contribuir en este noble propósito de la búsqueda de la paz”.

“Estamos convencidas que la paz de Colombia es la paz de la región y es un anhelo universal”, concluye.

Sin embargo, el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, viene reiterando que su Gobierno no ha autorizado a nadie para mediar ni negociar con la guerrilla, posibilidad que, según expresó ayer, sólo se dará cuando el gabinete considere “que las circunstancias están dadas”.

A la firma de las presentes en el acto se unieron las de otras mujeres como la senadora uruguaya y esposa del mandatario de ese país, José Mujica, Lucía Topolanski, la presidenta del Consejo Mundial por la Paz, Socorro Gómez, y la escritora estadounidense Alice Williams, autora de la novela “El color púrpura”.

Asimismo, la lista cuenta con dos mujeres galardonadas con un premio Nobel de la Paz en 1992 y 1997 respectivamente, la activista estadounidense Jody Williams, por su trabajo por la prohibición del uso de minas antipersonales y su remoción, y la guatemalteca Rigoberta Menchú, por su defensa de los derechos de los indígenas.

Para Córdoba, estas mujeres son una voz autorizada para pedir a las FARC, el Ejército de Liberación Nacional (ELN) y al Gobierno colombiano que hagan esfuerzos que permitan alcanzar la paz en el país andino, sumido en un conflicto interno que supera el medio siglo.

En concreto, la exsenadora destacó el testimonio de la salvadoreña Lilia Díazcomo ejemplo de que con la voluntad de las partes es posible alcanzar el diálogo y que una exguerrillera pueda firmar un acuerdo de paz e incluso llegar al Gobierno como fuerza política validada.