Libertad condicional para reportera que pateó a refugiados

La húngara Petra László compareció ante el tribunal de distrito de Szeged de forma virtual ya que no tenía la obligación de hacerlo presencialmente. Allí, el tribunal ordenó tres años de libertad condicional por una alteración del orden que va en contra de las normas sociales. 

La camarógrafa de televisión húngara, Petra László acusada de golpear y hacer zancadilla a refugiados que escapaban de la policía cerca de la frontera sur de Hungría con Serbia en septiembre de 2015, ha sido declarada culpable este jueves y condenada a tres años de libertad condicional.

 

 

Lászlo pidió disculpas por su actitud y dijo que apelaría a la condena que aún no es definitiva. La periodista ha señalado también que desde el incidente teme por su seguridad y que ha recibido numerosas amenazas de muerte, por lo que ha tenido que estar acompañada de guardaespaldas.

 

Pero a pesar de haberse disculpado, también se justificó diciendo que la zancadilla a varios refugiados fue una “reacción en defensa propia al ver a cientos de personas que corrían hacia ella. Comenzaron a empujarme. Sólo por eso zancadilleé a uno de los refugiados. Para que no me empujaran. Tenía miedo. No vi que era un niño. Lamento lo ocurrido. Mi error fue que seguí grabando y no me fui”, afirmó.

 

Lo que se sabe es que una vez termine el juicio, Petra y su familia quieren emigrar a Rusia. “Estamos considerando Rusia y estamos pensando en empezar a estudiar ruso. Es importante para nosotros abandonar Hungría. Lo decidiremos después del juicio”, dijo.

La mujer fue despedida de su puesto, en la cadena N1TV, después de que saliera a la luz este vídeo en el que se la veía también golpeando a una niña y a un joven.