Lanzan proyecto Titulación Colectiva de Tierras Ancestrales

En las últimas horas comunidades afrodescendientes de Colombia lanzan la iniciativa “Titulación Colectiva de Tierras Ancestrales” para asegurar sus derechos colectivos de más de 2 millones hectáreas de tierra con el apoyo del Tenure Facility, el único fondo Internacional centrado en garantizar los derechos de tierras y bosques de los pueblos indígenas y las comunidades locales.

Con el lanzamiento del proyecto se busca resolver los reclamos históricos de 271 consejos comunitarios de los pueblos afro-descendientes, respecto a la titulación de cerca de dos (2) millones de hectáreas de tierras y bosques colectivos, que son ancestrales. La iniciativa, que implica una inversión de US $1,662,487, es liderada por el Proceso de Comunidades Negras en Colombia (PCN) con el apoyo financiero del Fondo de Tenencia “The Tenure Facility”, único fondo Internacional centrado en garantizar los derechos de tierras y bosques de los pueblos indígenas y las comunidades locales.

Anuncios

Mediante una firma simbólica, José Santos Caicedo Cabezas, del Proceso de Comunidades Negras y Arvind Khare, Director Senior del Programa de Apoyo para el Tenure Facility de la Iniciativa para los Derechos y Recursos (RRI), dejaron en firme el proyecto con el que se beneficiarán a más de 478.500 personas.

El proyecto de Titulación de Consejos Comunitarios reúne el esfuerzo conjunto entre cuatro organizaciones comprometidas en proteger y garantizar los derechos colectivos del pueblo afrodescendiente en Colombia: Proceso de Comunidades Negras (PCN), El Observatorio de territorios étnicos y campesinos (OTEC) de la Pontificia Universidad Javeriana, el Consejo Nacional de Paz Afrocolombiano (CONPA) y la Agencia Nacional de Tierras (ANT). Como garante del proyecto está la Procuraduría Delegada para Asuntos Ambientales y Agrarios. El proyecto se enfoca en cuatro regiones de Colombia: Caribe, Valles Inter-Andinos, Chocó, Antioquia y Putumayo.

Con el financiamiento del Tenure Facility, PCN contratará expertos legales, técnicos, sociales y topográficos que le permitan a la ANT realizar el proceso de titulación colectiva para 50 consejos comunitarios afro-colombianos prioritarios. Además, PCN proporcionará capacitación y apoyo organizacional, político, técnico y legal a 192 consejos comunitarios para complementar sus solicitudes por el título colectivo de sus tierras. De otro lado, el OTEC actualizará e incrementará la capacidad de su sistema de información geográfica para registrar y validar la información espacial sobre las tierras y bosques de las comunidades afro-descendientes, los cuales servirán a la vez para que la ANT actualice sus bases de datos.

De acuerdo a José Santos Caicedo representante del Proceso de Comunidades Negras, “este proyecto generará cambios muy importantes en la vida de nuestras comunidades ya que a través de la titulación asegura y protege los derechos de un sector muy importante de la comunidad negra, los más vulnerables, los que no tienen seguridad jurídica sobre su territorio, a la vez nos posicionará para proteger los recursos de los que dependemos y contribuirá a crear una paz duradera mediante la salvaguardia de los derechos étnico-territoriales, tal como se establece en el capítulo étnico del acuerdo de paz de la Habana”.

La injusticia con respecto a los derechos sobre la tierra, el acceso a los bosques y otros recursos naturales, fueron algunos de los principales impulsores de las cinco décadas de conflicto armado, que resultó en más de 200.000 muertes y el desplazamiento de 7 millones de personas. El éxito del histórico proceso de paz y el desarrollo económico en Colombia depende en gran medida de cómo el país resuelva reclamos antiguos sobre la tenencia de los derechos de propiedad sobre la tierra y de los recursos, en particular los derechos colectivos de las comunidades afrodescendientes y los pueblos indígenas.

“En Colombia las condiciones son adecuadas para rectificar las injusticias afrontadas por los afrodescendientes y los pueblos indígenas,” dijo Arvind Khare, Director Senior del Programa de Apoyo para el Tenure Facility de la Iniciativa para los Derechos y Recursos (RRI). “Al clarificar, ampliar y consolidar la seguridad de la tenencia de la tierra, no solo creamos las condiciones necesarias para la paz, sino también para que las comunidades puedan mejorar sus medios de subsistencia y contribuir así a la economía del país, incluyendo mejores condiciones para las inversiones privadas al haber mayor claridad sobre los derechos de tenencia. También contribuirá a la restauración de los bosques degradados, la conservación de la biodiversidad y a reducir la vulnerabilidad de la comunidad al cambio climático”, señaló Khare.

Este proyecto se basa en la experiencia de trabajos anteriores de RRI, PCN y Pontificia Universidad Javeriana, que desde el año 2015 han juntado esfuerzos para reabrir el camino hacia el reconocimiento de los derechos colectivos de tenencia sobre la tierra de los afro-colombianos. Las organizaciones recolectaron datos de solicitudes de reconocimiento y titulación de las tierras colectivas de los afrodescendientes, establecieron un sistema de información geográfica de consejos comunitarios sin titulación, como parte de OTEC, produjeron un análisis de la vulnerabilidad de las tierras colectivas sin reconocimiento legal y establecieron una mesa técnica para identificar y priorizar la resolución de las solicitudes de titulación colectivas y las reclamaciones de resolución, entre otras acciones.

Esta colaboración ayudó a crear las condiciones para generar un plan de acción de atención a las solicitudes de la tenencia colectiva de comunidades afrodescendientes en toda Colombia y logró un acuerdo principal con la ANT para resolver los reclamos pendientes de 271 consejos comunitarios afrocolombianos en todo el país. Según lo establecido por la Ley 70 de 1993, los consejos comunitarios afrocolombianos son responsables de administrar el territorio que el Estado ha reconocido como propiedad colectiva, supervisando el uso y conservación de los recursos naturales, preservando la identidad cultural y mediando conflictos.