"La Unidad Nacional no está totalmente amarrada al gobierno"

Desde que fuera nombrado como ministro del Interior, Juan Fernando Cristo ha sido una piedra angular de la relación del Gobierno Nacional con el Congreso de la República. Su labor ha sido bastante compleja por cuenta de que en seis meses tuvo que enfrentar la férrea oposición del Centro Democrático en el legislativo y las contradicciones propias de un país que está dialogando para encontrar la mejor manera de construir la paz.

El papel de Juan Fernando Cristo en la segunda vuelta presidencial fue decisivo para restarle votos a Óscar Iván Zuluaga en los santanderes. Tal vez por esa razón y porque es una víctima del conflicto armado, por cuenta del asesinato de su padre a manos del ELN, que puede hablar de primera mano de lo que cuesta la guerra en Colombia fue designado en ese alto cargo. Todo lo anterior, sumado al hecho de que fue uno de los congresistas más activos de la coalición de la Unidad Nacional en el primer gobierno del presidente Juan Manuel Santos.

 

Anuncios

Confidencial Colombia logró hablar con el ministro Cristo sobre el balance del año que termina, la inclusión del Centro Democrático en el Congreso y la manera en que el Gobierno Nacional ha ido trabajando el tema de la paz en el país.

  

¿Cuál es el balance de la gestión del Ministerio del Interior en este segundo semestre que termina?

Es un balance satisfactorio. El Gobierno Nacional se propuso 10 proyectos, dos de ellos de reforma constitucional. Los proyectos salieron en el plazo requerido, sin pupitrazos o sesiones a medianoche. Por ejemplo la reforma tributaria, el TLC con Corea o la reforma al fuero penal militar. El Congreso y el Gobierno Nacional pueden sentirse tranquilos porque el trabajo se logró satisfactoriamente.

 

¿Qué tan ceñida está la Unidad Nacional a la agenda política del Gobierno Nacional en materia legislativa?

La Unidad Nacional no está totalmente amarrada; es una coalición de partidos independientes y autónomos que tienen sus propias ideas e iniciativas. Ellos tienen sus matices. El gobierno solo busca que las coincidencias mayores alrededor de la paz o la equidad y de un desarrollo económico más igualitario se vean reflejadas en el respaldo del Congreso.

Por ejemplo, en el trámite y en las sesiones se presentan diferencias que son normales en el trámite legislativo.

 

¿Qué opinión le merece la aparición del Centro Democrático como fuerza política de oposición?

Me parece importante la llegada del Centro Democrático al Congreso. Es la llegada de un sector político de derecha con muchas posiciones que el gobierno no comparte; por eso ellos se encuentran en la oposición. En algunos temas específicos participaron en iniciativas del gobierno pero yo creo que es muy bueno y saludable para la democracia colombiana que ellos estén en el Congreso y que estén claras las diferencias que hacen que la oposición de derecha y de izquierda se noten.

 

¿Cuál es la pretensión del Gobierno Nacional en materia legislativa?

Hay una visión global del gobierno que busca mantener una economía creciente, que quiere mantener una propuesta de avanzada en materia de equidad en el país, mejorando la educación y avanzando en materia institucional y en materia de paz en Colombia.

Desde ese punto de vista es importante el paquete legislativo que yo agruparía en dos sectores. Por un lado el paquete económico: Reforma tributaria, presupuesto bianual de regalías, TLC con Corea y protocolo comercial de la Alianza del Pacífico. Este paquete de cinco proyectos tiene como fin mantener la inversión y funcionamiento estatal. Además de una mayor competitividad.

El segundo sector es el de ajuste institucional y de avanzar en el tema de la paz: Proyecto de equilibrio de poderes, reforma al fuero penal militar, ley de financiamiento a la justicia y la prorroga de la ley de orden público 418 que mantiene el marco jurídico, que permite avanzar en la negociación con las Farc y con el ELN cuando toque.

Esto envía un mensaje claro y es que el Gobierno Nacional considera que el país va muy bien pero que tiene que seguir avanzando en materia institucional.

 

¿Cómo ve el apoyo del legislativo para el posconflicto?

Si nos tocara tramitar en el Congreso leyes de aplicación del posconflicto hay un gran apoyo de la Unidad Nacional pero es necesario consolidar mínimos consensos con los otros partidos; incluso con el Centro Democrático en la búsqueda de una salida negociada al conflicto.

 

¿Cómo será el rol del gobierno, que está en plena negociación de paz, en las próximas elecciones regionales?

Lo que le corresponde al gobierno es hacer ajustes fiscales y de inversión de infraestructura. El gobierno cumple su tares de invertir bien los recursos, de garantizar inversión regional y descentralización.

Se trata de llegar con inversión local a las regiones más aparatadas del país. La relación de la paz con las elecciones regionales debe ser muy importante ya que en octubre del año próximo debería tenerse una refrendación ciudadana del proceso de paz. Para que 2015 sea el año de la paz en Colombia.

 

¿Cómo es el rol del Ministerio del Interior en la construcción de paz?

Hay un instrucción clara del presidente Santos de mantener un diálogo social abierto y permanente. Un diálogo franco con las regiones y las organizaciones sociales del país. Durante los primeros meses del segundo mandato, por ejemplo, hemos avanzado en decisiones y medidas que significan un salto histórico para las comunidades indígenas en lo que tiene que ven con su independencia y autonomía, con los decretos autonómicos que expedimos.

Hay un diálogo social permanente con la Cumbre Agraria y estamos trabajando en la legislación que permite reconocer a esas colectividades sociales. Estamos permanentemente en los sitios en los que hay conflicto con la explotación minera o de hidrocarburos. El Gobierno Nacional con la consulta previa y el diálogo directo, está hablando con los distintos sectores sociales del país y con las distintas comunidades. Nosotros estamos convencidos que hay que empezar a sentar las bases del posconflicto, no se puede llegar de la noche a la mañana a hacer políticas en ese sentido. En eso estamos trabajando en el Ministerio del Interior.

 

¿Qué va a pasar con la eliminación de la reelección que fue un tema álgido en los primeros días del segundo gobierno Santos?

En el país hay un consenso sobre la eliminación de la reelección. Eso genera acumulación excesiva del poder en pocas manos. Además, que sin un sistema de contrapesos efectivo genera como consecuencia un abuso indebido de ese poder.

 

¿Qué se viene para el Ministerio del Interior en materia de agenda legislativa para este 2015?

Hay que mejorar algunos aspectos institucionales del país como la aplicación de justicia o la participación de los partidos. Esto nos va a permitir entregarle al país en el mes de junio una reforma seria a temas que han sido objeto de debate en los últimos años. Poder decir en junio que tendremos un sistema de contrapesos real y un funcionamiento óptimo de los partidos y de la justicia colombianas es lo que esperamos que suceda.

 

Por último ¿Qué garantías tiene la oposición frente a las elecciones regionales de 2015?

Los movimientos políticos de cualquier tendencia tienen todas las garantías del gobierno para ejercer sus actividades. Por ejemplo, los voceros de Marcha Patriótica con los cuales me reúno permanentemente para estudiar las garantías de la oposición y la seguridad de ellos han notado ese compromiso del gobierno. La oposición merece todas las garantías y el respeto del gobierno para las elecciones regionales de octubre sin importar si es oposición de derecha o de izquierda.