Notice: Trying to access array offset on value of type bool in /data/confidencialcolombia.com/wp-content/plugins/all-in-one-seo-pack/admin/aioseop_module_class.php on line 1725

La sonrisa de Colombia en el Tour de Francia 2017

Rigoberto Urán no habrá ganado el Tour de Francia, pero desde luego ha conquistado el corazón de todo Colombia y del ciclismo mundial. En el año que estaba llamado a ser el de Nairo. El que debía su primera victoria en la ronda gala, se erigió otro colombiano para recoger la bandera y ponerla bien alto en el podio de los Campos Elíseos. A la derecha de Froome, a tan solo un escalón de la gloria.

 

 

Desde la humildad y el trabajo. Con naturalidad y desparpajo. Así es Rigo. Un ‘nea’, como él mismo se autodefine, que encontró su destino dando pedales a la bicicleta. Este Tour, el de 2017, será recordado por el Tour de Rigo. Por frases que pasarán a la historia del ciclismo colombiano. Del “yo que voy a saber güevón” al “ahora vamos con James al ¿dónde es que es?”.

Anuncios

 

 

 

Rigo ha derrochado talento dentro y fuera de las carreteras de Francia. Desde el silencio, y con trabajo, se ha ganado su puesto legítimamente en el podio de París. Con un Tour impecable en la montaña como contra el crono. El único humano que plantó cara al extraterrestre Froome, vencedor de su cuarto Tour y mirando ya desde cerca los cinco del legendario Induráin. 

 

 

El británico ha sido una vez más intratable en Francia. Y eso teniendo en cuenta que este Tour ha sido el más apretado de todos los que había conquistado anteriormente. Fue una roca en la montaña y una pluma en las cronos. El ciclista más completo de la era moderna, con el mejor equipo de lejos. Arropado siempre por los dos Mikel, Landa y Nieve, el Sky siempre dio la sensación de jugar en otra liga.

 

 

Ahora es momento de descansar y analizar con cabeza lo sucedido. Entre ellos un equipo Movistar, que llegaba como uno de los favoritos, y se marcha con un guerrero herido, Valverde, y su líder tocado, Quintana. Tiempo de reflexión por un hundimiento inesperado. “Quizá Nairo comenzó muy pronto a ser mayor”, dijo hace unos días Unzue como primera hipótesis de la derrota. Quizá Nairo haya sostenido demasiado pronto la presión. Quizá la madurez precoz haya desgastado excesivamente sus piernas. Nairo necesita descanso y una preparación que priorice el objetivo con el que sueña y está en disposición de lograrlo: el Tour de Francia.