La paz está lejana, según estudio del Cinep

A un año de posesionado el presidente Juan Manuel Santos, el Centro de Investigación y Educación Popular (Cinep) publica un análisis relacionado con las dinámicas de guerra y paz en el cual se concluye que no existe ningún signo que haga prever un futuro cercano de negociación con las guerrillas.2011-08-12 “Es difícil avanzar en una negociación cuando al interior de la clase política no hay acuerdo sobre si el camino es guerra o paz”, afirma el texto.

El estudio, que será reproducido por la revista Cien Días, advierte que la falta de consenso en relación al tema del conflicto puede provocar, como en el pasado, resistencias y sabotajes a una posibilidad negociación y llevar a la intensificación y expansión de una estrategia guerrerista.

El texto reconoce que en el primer año del gobierno Santos son evidentes algunos giros que le han dado al país una visión de unidad. “Su pragmatismo político quedó plasmado con el restablecimiento de relaciones bilaterales con algunos países vecinos, el respeto por la separación de poderes y la inclusión de sectores políticos antes marginados por el anterior gobierno. Incluso ha tomado algunas banderas reivindicativas de otros partidos como la Ley de víctimas y restitución de tierras”.

En el tema de la guerra, el análisis asegura que los actores armados mantienen sus gramáticas bélicas y “la denominada sociedad civil es presa de su desbordado optimismo o de su avidez de las rentas por la paz”.

Anuncios

Menciona los recientes acontecimientos militares en el norte de Cauca y considera que son muestra que tanto el actual gobierno como las Farc se mantienen en sus ánimos belicistas, escenario que obviamente no es el más favorable para iniciar acercamientos en dirección a una posible negociación.

Sostiene el artículo, que el Estado se concentró en neutralizar ese accionar y ocasionalmente en realizar operativos militares sobre las retaguardias de las Farc que no implicaban mayores cambios en los controles territoriales de esta guerrilla y tampoco redefinían estratégicamente la guerra.

“Lo que se está jugando en las montañas de Cauca no es una más de las tantas escaramuzas del conflicto armado, se trata del nuevo escenario estratégico político y militar”.

Sin duda, dice el Cinep la ofensiva del Ejército enderezada a capturar al máximo comandante de las Farc y las repuestas de esta guerrilla, demuestran que el objetivo de propinar golpes estratégicos al enemigo se mantiene y así un eventual proceso de paz, como en el pasado, seguirá atado a lógica de la guerra y no a la finalización del conflicto.