Actualidad

La paz de Nicanor

Nicanor Restrepo Santamaría no solo fue uno de los empresarios más importantes de país. Muchos quienes tuvieron una estrecha relación profesional con Restrepo lo califican como un hombre comprometido con la paz, sin importar el gobierno que estuviera de turno; cuentan que solía decir, con un tono de voz dulce y siempre calmado, que la paz de Colombia se debía hacer con las mejores personas, las más comprometidas, las mejor preparadas.

Su larga trayectoria en el sector empresarial lo destacó como un hábil hombre de negocios, que dejó un legado “basado en los principios y valores que deben tener los empresarios”, como define el también empresario antioqueño Gabriel Jaime Rico.

 

Nicanor Restrepo nació el 25 de agosto de 1941 en Medellín. Fue Ingeniero Administrador de la Facultad de Minas de la Universidad Nacional en Medellín, tuvo una maestría en Sociología y un doctorado (PhD) en Sociología Política de la Escuela de Altos Estudios en Ciencias Sociales de París, EHESS, estudios que adelantó a lo largo de su vida, como un compromiso de crecimiento personal. Su última aventura académica la realizó a los 63 años, luego de retirarse del Grupo Empresarial Antioqueño en el 2004, cuando viajó a París para realizar una maestría.

 

Restrepo colaboró con los distintos esfuerzos que diferentes gobiernos adelantaron en la búsqueda de la paz; incluso, con el que se adelanta en este momento en La Habana, Cuba, entre el gobierno y las Farc. Además, compartió su conocimiento y experiencia de manera generosa, como profesor en varias universidades de la ciudad de Medellín.

 

La muerte de Nicanor Restrepo Santamaría este domingo 15 de marzo, produjo un sinnúmero de mensajes de reconocimiento a su legado en el sector empresarial. Confidencial Colombia habló con personas que lo conocieron y dan cuenta de sus aportes a la sociedad colombiana.

 

Fernando Ojalvo, Vicepresidente de Asuntos Corporativos de Grupo SURA


“El Mayor legado en el sector empresarial del Dr. Nicanor, fue haber introducido normas de Código de Buen Gobierno en las empresas del llamado Grupo Empresarial Antioqueño, fundamentadas en la necesidad de mantener una transparencia en el desempeño de las responsabilidades de los administradores frente a los accionistas, las autoridades y la sociedad en general. Igualmente su altísima preocupación por que todas las empresas no solamente cumplieran con las mínimas disposiciones legales y de seguridad social, si no que fueran mucho más allá, buscando para todas las personas, condiciones de calidad de vida para sus familias, impulsando el progreso de las personas con el mismo propósito que se buscaba el crecimiento de la organización.

 

El Dr. Nicanor, como ciudadano y demócrata, consiente de las muchas diferencias sociales que hay en el país, propugnaba por la necesidad de un compromiso de los empresarios,

Publicidad
del Estado y de los propios ciudadanos, en la búsqueda de fórmulas que propiciaran la equidad y el desarrollo del país.

 
En su actuar en las mesas de diálogo para la paz, fue garantía por su seriedad y  compromiso al demandar con claridad,  que el país necesitaba sentar las partes en una mesa de dialogo que permitiera en forma incluyente, con respeto, y tolerancia, discutir las diferencias ideológicas o materiales que enfrentaban al país desde dos orillas diferentes. Nunca consideró que la paz se solucionaría con las armas, pues era un convencido del dialogo, no solo para alcanzar la paz, sino también, para el desarrollo de la sociedad”.

 

 

Marta Lucía Ramírez, exministra de Defensa


“Tuvo la capacidad de reinventarse al final de cada día. Supo combinar muy bien su éxito como empresario con su necesidad de tener un desarrollo intelectual superior. Es un ejemplo, porque fue una persona que a los setenta y algo de años estaba haciendo un doctorado en Francia. Fue una persona que le aportó mucho al país.

 

Su compromiso siempre con la paz de Colombia lo llevó a apoyar distintos procesos en diferentes gobiernos. Por ejemplo en las negociaciones de paz de Andrés Pastrana fue un hombre muy activo, buscando siempre el mayor compromiso del sector empresarial cambiando las condiciones estructurales permitiendo a Colombia buscar la paz duradera”.

 

Gabriel Jaime Rico, empresario y candidato a la alcaldía de Medellín


“Su legado está basado en los principios y valores que deben tener los empresarios y en su papel que transciende completamente en el papel comercial e industrial de la generación de empleo y condiciones económicas. Nicanor siempre fue un hombre que tuvo participación, no solo en el liderazgo empresarial, sino en el liderazgo social que se desarrolla a través de la empresa.

 

El papá de Nicanor fue Ministro de Economía y él pasó a ser gobernador Antioquia en el gobierno de Belisario Betancourt; de ahí en adelante los últimos años de su vida profesional los desarrolló liderando propuestas en el sector privado que llevaron a construir escenarios en pro de la paz en Colombia. Pero no solo en los temas de paz se interesó, sino en los de educación, los de competitividad y para la transparencia del Estado”.

 

 

 

 

 

Publicidad
Previous ArticleNext Article