La guerra se acerca a su fin

La Fundación Paz y Reconciliación presentará un informe sobre la situación del conflicto armado en Colombia, especialmente sobre el accionar de las Farc y sobre el cumplimiento de la tregua anunciada en el pasado mes de diciembre de 2014. Las cifras y lo que de allí se desprende es alentador. 

Analizar la situación de la guerra en Colombia, y en especial de las acciones de las Farc, durante 2014 permite concluir que el conflicto ha ido cambiando en el último año.

 

La Fundación Paz y Reconciliación elaboró un informe en el que muestra las acciones de las Farc durante el pasado 2014. Estas cifras e indicadores son comparadas con el 2013 arrojando conclusiones bastante llamativas.

 

Al analizar las acciones armadas de las Farc desde 1997 hasta 2014 se puede ver que hay una reducción significativa de las acciones armadas del grupo guerrillero. Se pasó de 2003 acciones armadas en 2013 a 1186 en 2014. Esto releja la tendencia a la baja en ese tipo de acciones desde 2012.

 

 

La Fundación Paz y Reconciliación encontró que esta reducción no es la misma para todo el territorio nacional. Existen frentes y estructuras que han reducido sus acciones mientras que en el Meta o el Guaviare estas han aumentado en relación a 2013.

 

Una de las explicaciones que da el Ministerio de Defensa sobre esta situación es que las Farc perdieron capacidad operativa. Por el contrario, algunos analistas sostienen que este fenómeno se debe al compromiso del grupo insurgente con el proceso de paz que adelantan con el Gobierno Nacional. Además, las Farc estarían interesadas en ampliar su base social y en realizar trabajo político preparándose para el posconflicto.

 

Igualmente, el análisis de la actividad armada, discriminado por meses, arroja una notable reducción en 2014 en relación a 2013.

 

El análisis también muestra que los tipos de acciones llevadas a cabo por las Farc han disminuido. Un cuadro muestra el tipo de acciones perpetradas siendo H (hostigamiento) la más común. Por su parte los C (combates) y los AIP (ataques a la infraestructura petrolera) son los que ocupan el segundo y tercer lugar de acciones armadas farianas. Estas cifras muestran que 2014 fue un año en el que la guerra, por parte de las Farc, disminuyó su intensidad.

 

 

El comportamiento de las treguas decretadas por el grupo insurgente muestra la manera en que se han cumplido hasta la fecha esos compromisos de no realizar acciones armadas. Hay que recordar, por ejemplo que el año 2014 arrancó con una tregua que venía desde finales de diciembre de 2013. Esta llegó hasta los primeros días de enero de 2014.

Luego de la segunda vuelta presidencial de 2014, el país también vivió otra tregua por parte de las Farc. Al retomar las acciones militares, después de los periodos de tregua, la sensación que se generó en la opinión pública fue la de un recrudecimiento de la guerra, pero al analizar las acciones armadas discriminadas por meses se puede ver que lo sucedido fue el regreso de las acciones armadas a niveles históricos.

 

Las treguas no fueron cumplidas a cabalidad en varios casos, como lo muestra la gráfica. Sin embargo, la última tregua, la número 5, que es la vigente actualmente, no ha presentado acciones armadas por parte de las Farc. Sin embargo, se han registrado acciones defensivas y bombardeos sobre estructuras de las Farc, lo que puede considerar una acción armada pero no violatoria de la tregua. De igual manera, estos datos revelan que las Farc tienen un control completo sobre los hombres en sus filas y hay una unidad de mando constituida. 

 

El informe concluye que la merma en el accionar armado del grupo guerrillero, además de otras acciones como permitir que la justicia en ciertas zonas sea administrada por las Juntas de Acción Comunal y ya no basados en su manual de convivencia, es un claro indicador de la apuesta que hace el grupo guerrillero por insertarse en un escenario de posconflicto. A pesar de los miedos y desconfianzas “para todas las estructuras de las FARC es claro que el proceso de paz se va a firmar…”