La firma no significa un cambio inmediato: Farc

Hora 20 el programa de debate más escuchado del país en la cadena Caracol Radio bajo la dirección de Diana Calderón, le abrió por primera vez sus micrófonos a los líderes de la mesa negociadora de las Farc en La Habana, en un debate necesario para el país en medio de tantas especulaciones y juicios al proceso de paz que adelanta el grupo guerrillero con el Gobierno Nacional.

Iván Márquez y Pablo Catatumbo jefes negociadores y Joaquín Gómez integrante de la subcomisión técnica para el fin del conflicto dentro del grupo negociador de las Farc, entraron a debatir hoy los puntos más álgidos del proceso con Héctor Riveros, Luz María Sierra y Hassan Nasar tres analistas con experiencia en el conflicto armado de nuestro país.

 

El debate inició con el tema más importante de la agenda informativa del día a raíz de la propuesta del expresidente César Gaviria, que pide justicia transicional para todos los actores involucrados en el conflicto. Dentro de dicha iniciativa que generó todo tipo de opiniones en contra y a favor Gaviria insistió en la necesidad de que miembros de la  sociedad civil, empresarios, políticos y miembros de la rama judicial deben ser cobijados por esta justicia para evitar que en el postconflicto haya rezagos. 

 

Frente al tema las Farc aseguraron que la solicitud del expresidente es muy importante para buscar una salida en pro de la reconciliación. Según Márquez, Gaviria hoy ha dicho que hay otros responsables de lo que ha pasado además de la insurgencia y que hay que ir más allá de ese señalamiento “lo importante que ha hecho el presidente Gaviria es decir que acá no hay un solo responsable” asegurò.

 

“Hemos insistido que el máximo responsable es el Estado y ahí está la discusión”, aseguró el vocero de las Farc al comentar la propuesta de Gaviria. Márquez, que estuvo en el proceso de Tlaxcala en 1992, aseguró además que Gaviria tiene razón en muchos de los aspectos que plantea sobre justicia transicional “acá no se está haciendo el paso de la dictadura a la democracia. Este no es el caso; acá vamos a hacer el tránsito de la guerra a paz”.   

 

Dentro del debate se discutieron temas de vital importancia como el reclutamineto de menores, las minas, la refrendación de los acuerdos, paramilitarismo, víctimas y la constituyente en un escenario del postconflcito. Confidencial Colombia recoge las declaraciones más relevantes al respecto.

 

Víctimas   

 

Frente al planteamiento de los panelistas en el que aseguran que no es suficiente la verdad sino un verdadero resarcimiento a las víctimas del conflicto, las Farc aseguraron que junto al gobierno establecerán unas normas convenidas entre las partes para una salida política.

 

En medio de la discusión de este tema la guerrilla insistió en que el Estado es el máximo responsable del conflicto y es ahí donde está la principal discusión. En ese sentido aseguraron que en sus filas también hay víctimas, también hay combatientes mutilados y guerrilleros presos en las cárceles del país. 

 

Ante dicha afirmación Luz María Sierra aseveró que las condiciones de las cárceles no son las mismas en las que la guerrilla tenía secuestrados a sus presos políticos, hecho que las Farc cuestionó preguntándole si sus combatientes estaban entonces en plena libertad.

 

Finalmente Iván Márquez aseguró que es el momento de sentarse y ponerse en la tarea de redactar acuerdos sobre el punto de víctimas, que según él ha sido uno de los que más desgaste ha causado al proceso. “Ya hemos hablado bastante con el gobierno e intercambiado visiones al respecto”, dijo.

 

Márquez  también destacó que urge avanzar en el trabajo de la subcomisión técnica compuesta por militares de alto rango y guerrilleros para explorar coincidencias sobre  puntos fundamentales de paz como son el cese de fuegos y la dejación de armas. 

 
 
Reclutamiento de menores 

 

Frente a uno de los debates que se han dado en los últimos días gracias a la propuesta del grupo insurgente de no reclutar más menores para la guerra, las Farc aseguraron que no tienen como política reclutar a niños. 

 

Según Márquez, las normas del Derecho Internacional Humanitario prohíben que menores de 15 años estén involucrados en el conflicto y consideró como “un paso muy importante” el reciente anuncio porque  según ellos están actuando dentro de la “norma internacional”.

 

Además el jefe negociador de las Farc afirmó que en las filas de esa guerrilla sólo hay 13 niños menores de 15 años, que van a entregar, y aclaró que no fueron reclutados sino hijos de guerrilleros o menores que llegaron a la organización a pedir refugio, luego de que sus padres fueran asesinados por los paramilitares.

Por su parte, Pablo Catatumbo sostuvo que los menores han recibido protección de la guerrilla. “O qué hacemos con los hijos de los guerrilleros o con los niños cuyos padres son asesinados por los paramilitares y nos piden que no los dejemos botados. Nosotros les damos educación, protección y atención”, señaló el jefe guerrillero.

 

Asimismo desestimó versiones del Ministerio de Defensa según las cuales la mitad de los guerrilleros son menores de edad y dijo que el Gobierno se contradice, pues no tendría sentido que las Fuerzas Militares ‘con su poderío’ no hubiera podido acabar a un grupo guerrillero compuesto por menores, sin dejar de cuestionar la forma en la que el Ejército realiza sus procesos de reclutamiento. 

 

Minas 

 

Respecto al tema de minas antipersonal los jefes del secretariado de las Farc aseguraron que aunque no se ha tratado el tema a fondo con la mesa negociadora del gobierno, es un punto que es necesario e importante discutir. 

 

Además ante el constante cuestionamiento de si van a entregar el mapeo de minas presentes hoy en los terrenos del país, la guerrilla afirmó que así será una vez se discuta el tema en la mesa. 

 

Las Farc también pidieron al Gobierno realizar “gestos recíprocos” de paz, que le brinden mayor confianza al proceso de negociación que realizan en La Habana. Márquez, aseguró que las Farc han hecho una serie de gestos importantes para avanzar en el proceso, pero a su parecer, el país no se los reconoce.

 

Mencionó, entre otros, 400 militares y policías “tomados como prisioneros de guerra” y que fueron liberados de manera unilateral. También destacó la “liberación rápida” del general Alzate en el Chocó, acordada en Cuba, pero dijo que “no ha habido reciprocidad”. “Hemos hecho un rosario de gestos que no nos han reconocido” puntualizó.

 
 
Paramilitarismo 


Pablo Catatumbo, otro de los miembros del secretariado de las Farc que hace parte de la comisión del fin del conflicto, aseguró  que en Colombia no pueden esperar que las Farc entreguen sus armas sin que se haya tomado alguna medida frente al paramilitarismo, al que calificó como el enemigo de la paz.

Asimismo aseguró que le preocupa que mientras a la guerrilla le piden silenciar los fusiles, no se habla de qué va hacer el Estado para garantizar el derecho a la oposición.

“En Colombia persiste un paramilitarismo rampante, activo y creciente y ese tema parece que no le importara a la gente. Cómo nos quieren pedir que entreguemos las armas para ir a hacer política, con un paramilitarismo como el que actualmente existe”, precisó.

Para Catatumbo el que llamó paramilitarismo de Estado es el “principal obstáculo para la paz” y se expresa en la desaparición forzada de personas, el asesinato selectivo de dirigentes sindicales y populares y “de todo aquel que se ha propuesto luchar contra el cambio del régimen político, la corrupción y los intereses que mueven los hilos del Estado”.

 

La guerrilla no descartó un diálogo con el senador Àlvaro Uribe y el Centro Democràtico para discutir estos temas. 

 

Refrendación y Asamblea Constituyente 
 
 

A la pregunta de cómo se ven dentro de cinco años, planteada por Diana Calderón, Catatumbo y Márquez se mostraron entusiasmados por hacer política más no “politiquería” sin embargo en su discurso evidenciaron el largo camino que falta para que esto se dé.

 

Las Farc aseguraron que “la sola firma del proceso de paz no significa que haya un cambio inmediato”, expresaron que lo que quieren lograr son cambios sustanciales y de fondo como la reforma política del sistema electoral o la reforma a la justicia, que permitan la construcción de un consenso para que en Colombia no se asesine o se estigmatice por pensar diferente. Dentro de esos objetivos plantearon también dar fin al paramilitarismo.

 

Para lograr estos cambios sociales las Farc insiste en una constituyente que permita  profundizar en estos temas luego de la firma de un acuerdo, para el que recordaron que era de vital importancia la refrendación de lo que previamente se pacte en la Habana entre los grupos negociadores.

 

Iván Márquez aseguró que se debe hacer el referendo tal como está convenido en el sexto punto de la agenda de negociación y se quejó de que el gobierno esté incumpliendo con propuestas unilaterales, cuando debe ser tema de discusión bilateral.

 

Aseguró que debe ser una refrendación por el poder soberano del constituyente primario y por una asamblea constituyente para rodearlos de legitimidad hacia el futuro de manera que a un presidente “no se le ocurra reversar los acuerdos”. 

 

Márquez dijo que dicha asamblea debe incluir circunscripciones electorales especiales para campesinos, indígenas y afros, jóvenes y mujeres, con dos fines: refrendar los acuerdos de paz y dirimir las diferencias “y de pronto en virtud del acuerdo se dejen unos escaños para los insurgentes”, dijo.

 

También advirtió que no es posible tener un acuerdo listo pronto para someterlo a consideración de la ciudadanía y aseguró que quisieran firmar el acuerdo final de la terminación del conflicto junto al Eln, que contempla dentro de su proceso  el tema minero-energético, punto que ellos no han podido discutir.  

 

Finalmente Marquéz aseguró que las Farc con armas o sin armas siempre han tenido un propósito político.