La dieta mundialista

¿Te paras frente al espejo y te ves Cuadrado?, ¿Tus amigos te dicen Mon-tragón?, ¿En lugar de hambre sientes Teo-Filo?, ¿Has comprado tratamientos, batidos y pastillas que no sirvieron y te dejaron des-Falcao?  Si es así, es hora de poner en práctica la “Dieta del Mundial”

La fiebre del Mundial da para todo. En esta ocasión, las reglas del fútbol serán el aliado de hombres y mujeres para enfrentar con herramientas tácticas, la tentación de tragos y “picadas mundialistas”.

 

Estas son las 8 reglas de la “Dieta del Mundial”, pautas sencillas hechas por Medifast, que ayudaran a sobrevivir en este Mundial bajando de peso, o en el peor de los escenarios, manteniendo el actual:

 

Regla # 1 Tarjeta amarilla         

La tarjeta amarilla se usa en fútbol para advertir al jugador que cometió una falta, que si lo vuelve a hacer, será expulsado. Cargue su propia tarjeta amarilla a mano. Es decir, siempre lleve alguna prenda o accesorio de color amarillo: ya sea una pañoleta, un reloj, una manilla… Y cuando haya pecado con algún choricito de cóctel o una arepita con queso, tome esa prenda y póngasela  en la mano derecha. Esa será su propia tarjeta amarilla, que le recordará, que si vuelves a caer en la tentación, será expulsado del “paraíso” del peso ideal. No está de más hacer una tarjeta amarilla con una cartulina de ese color y ponerla discretamente en un lugar visible para recordar la sanción.

 

Regla # 2 Ley de la ventaja                  

Dejarse coger ventaja es una falta descalificadora en La Dieta del Mundial. Y la mayor ventaja que puede dar cuando lo inviten a ver algún partido de la selección Colombia es llegar con hambre. Nada peor para una dieta. Por eso la Ley de la Ventaja establece que siempre antes de llegar a una invitación donde habrá comida y trago, hay que comer algo sano para llegar con una sensación de llenura, que le dará más fuerza de voluntad ante las trampas gastronómicas. Otra gran opción es llevar a mano, alguna barra o frutos secos.

 

Regla # 3 Pena Máxima                       

Al delantero no se le puede tocar en el área o es penalti. De igual forma, si la comida entra en el área chica y la toca, está perdido. Lo mejor es desmarcarse y huirle a la comida, discretamente. Siempre mantenerla “jugando” fuera del área grande. La peor pena máxima de todas consiste en buscar alguna excusa para ir a la cocina o “área de cándela”. Esa violación al reglamento implica cobro del penalti y expulsión automática.

 

Regla # 4 Juez de línea            

Aunque no es un papel fácil de desempeñar, vale la pena buscar, entre sus amigos o amigas, lo que llamaremos un “juez de línea”. Una persona encargada de cuidarte la línea con algún gesto discreto o palabra previamente establecida entre los dos, para evitar que los demás asistentes se den cuenta. Por ejemplo, cuando vaya a tomar una de las empanaditas que tanto le gustan, el juez de línea podría decir algo como: ¿Vió el documental de las ballenas anoche? Otra alternativa, pero tal vez sea demasiado evidente para el resto de asistentes, es que el juez de línea lleve un pito de árbitro y lo haga sonar cuando esté a punto de cometer una “falta”.

 

Regla # 5 Olfato goleador                   

En comida, todo entra por la nariz. Aléjese de los olores tentadores, que siempre emanan cuando la comida está caliente. Untada la nariz, untado la lengua; y terminará pecando sin control. Un buen truco es cargar un pañuelo con algún perfume impregnado para no sentir los olores que abren el apetito. El otro truco es aún más sencillo: comer alimentos ayudan a adelgazar.

 

Regla # 6 Juego limpio            

“Si juega con patanes, terminará lesionado”, reza un dicho popular. La regla del juego limpio es sencilla: reúnase sólo con personas que sabe que no se van a burlar por estar a dieta en pleno Mundial; o que le pasaran dulces y viandas deliciosas sólo para amargarle el día. O peor aún, que hagan un “corito celestial” para obligarle a tomar un aguardiente o comer una morcilla.

 

Regla # 7 Tiempo extra            

Si el partido ha sido intenso, ha logrado vencer al rival con mucho valor,  las fuerzas (de voluntad) se están debilitando…y alguien propone “seguirla en otra parte”, está a punto de experimentar el llamado Tiempo Extra. Y la única respuesta es NO. No puedo ir, tengo que madrugar, mi hijo tiene examen mañana a primera hora, tengo que sacar al perro… Lo que sea, pero jamás acepte “seguirla en otra parte” porque todo lo que lograo hasta ese momento se derrumbará como un castillo de naipes por el hambre y el influjo del licor.

 

Regla # 8 Autogol                               

Es la última regla de la Dieta del Mundial y la más importante. “Quien decida ignorar conscientemente cualquiera de las 7 reglas anteriores, incurrirá en una falta que se sancionará con una pena de 2 a 6 kilos extras”.  No se haga goles en este Mundial.