La cumbre que marcó la historia de las Américas

El momento histórico por el que pasan algunas de las naciones del hemisferio, fueron protagonistas de una Cumbre de las Américas sin precedentes. El encuentro entre Barack Obama y Raúl Castro, el decreto que aplicó el gobierno norteamericano a Venezuela y varias críticas a Estados Unidos por parte de algunos Jefes de Estado latinoamericanos, fueron algunos de los hechos más destacados.  

Anuncios

Panamá fue durante el sábado pasado, la sede de la primera Cumbre en la que estuvieron presentes los 35 países del hemisferio, por primera vez Cuba estuvo presente en una de las reuniones continentales más importantes, y sin duda alguna, la VII Cumbre de las Américas será recordada como el momento en el que se consolidó un nuevo rumbo para América. 

 

El encuentro entre el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama y Raúl Castro, su homólogo en Cuba acaparó la atención de la opinión, participantes y prensa internacional. Fue el momento más esperado luego de que los dos mandatarios decidieran en diciembre pasado contarle al mundo que medio siglo de tensión, de aislamiento y diferencias que parecían irreconciliables, llegaría a su fin.

 

La confrontación EEUU-Venezuela era uno de los momentos sobre los que más se especulaba, pero finalmente la cumbre pareió no ayudar en nada. Obama por su parte prefirió no tocar el tema, hasta el punto de retirarse de la sesión plenaria en el momento en que Nicolás Maduro tomó su turno para exclamar su discurso, hecho que el mandatario venezolano lamentó.

 

Una Cumbre que como todas, dejó momentos para la historia. Estos fueron los más importantes:

 

Encuentro Castro-Obama 

 

No es para menos que este fuera el momento más esperado dentro de la cumbre, es la primera vez que un presidente de Estados Unidos y uno de Cuba se encontraron cara a cara y sostuvieron un diálogo en una reunión. Encuentro que consolida el fin de una era, tal vez el verdadero fin del siglo XX en América. Nunca antes un apretón de manos entre dos Jefes de Estado había significado tanto en la historia, en la cumbre Obama y Castro le dejaron claro al mundo que restablecimiento de relaciones entre la potencia norteamericana y la isla es una realidad. 

 

“Nuestras naciones deben liberarse de los viejos argumentos, debemos compartir la responsabilidad del futuro. Este cambio es un punto de inflexión para toda la región”, afirmó Obama.

 

“Es la primera vez en medio siglo que se han reunido todas las naciones americanas. Seguirá habiendo diferencias significativas, pero no estamos atrapados en la ideología, sino interesados en el progreso”, puntualizó. 

 

Por su parte Raúl Castro como buen líder de la revolución, llevó consigo toda su irreverencia. Pasó por alto los protocolos tomándose mucho más tiempo del asignado para su discurso, momento que amenizó con buen humor “Ya era hora de que yo hablara aquí a nombre de Cuba” aseguró, y la ovación de la sesión plenaria no se hizo esperar. 

 

“Me pidieron que hablara solo 8 minutos pero, como me deben los (minutos) de las últimas 6 cumbres, 6 por 8: 48 (minutos)”, comentó jocoso el presidente cubano.

 

En su discurso que duró más de 40 minutos, Castro dió una leción de historia que fue desde desde la bota colonial hasta el golpe contra Chávez pasando por los momentos personales de la revolución cubana, se refirió a Obama como un hombre honesto y lo eximió de la responsabilidad del bloqueo por parte de Estados Unidos a su país.

 

También defendió con fuerza y pasión su ideología “Hay que seguir luchando, seguir perfeccionando el socialismo”. 

 

Luego de os discursos mantuvieron una reunión bilateral en la que el líder cubano se mostró dispuesto a discutirlo todo con “mutuo respeto a las ideas” al tiempo que dijo que el deshielo en la relación entre ambos requiere “paciencia”.

 

Obama por su parte, calificó el momento de “histórico” e insistió en la idea de que la política hacia Cuba no ha funcionado en 50 años por lo que era necesario intentar algo nuevo.

 

Maduro invita a Estados Unidos a un diálogo condicionado


El presidente venezolano reiteró su disposición e invitación a Barack Obama a intentar reducir las malas relaciones entre Washington y Caracas.

 

“Estoy dispuesto a hablar con el presidente Obama con respeto y sinceridad cuando él quiera”, sostuvo Maduro con los demás presidentes latinoamericanos de testigo, durante la Cumbre de las Américas.

 

Dentro de su discurso Maduro aseguró que respeta a Obama a pesar de haber “amenzado” a su país. Destacó la voluntad del pueblo estadounidense por querer cambiar la política de los Estados Unidos, “La juventud de Estados Unidos quiere cambiar el país estoy seguro de eso, y por eso el presidente Obama es presidente, hay un profundo espíritu de cambio y los Estados Unidos quiere dejar de ser imperio”.

 

También pidió al presidente Obama derogar el decreto que impone sanciones sobre Venezuela y instó a un diálogo entre los dos países. “Yo quiero futuro también, y quiero futuro con los Estados Unidos nosotros no somos anti-estadounidenses”. 

 

Maduro aseguró que desde que asumió la presidencia de Venezuela en 2013, le ha enviado reiterados mensajes “públicos y privados” al presidente Barack Obama para buscar una forma de reconducir las relaciones bilaterales ahora más tensas que en mucho tiempo por las sanciones estadounidenses. Obama “nunca ha contestado”, lamentó ante los mandatarios.


Argentina alaba la revolución cubana y emprende contra Estados Unidos 


La presidenta Cristina Fernández empezó felicitado a Cuba por su presencia en la cumbre con una contundente afirmación, Cuba está aquí porque luchó por más de 60 años con una dignidad sin precedentes. El verdadero triunfo de la revolución cubana es este: estar hoy aquí”.

 

La mandataria continuó con hablando de Venezuela, para lo que se fue en contra de los Estados Unidos calificando su decreto sobre la República Bolivariana como “ridículo”.

 

“Cuando me enteré, lo primero que hice fue reírme porque me resultó inverosímil ¿Cómo puede la mayor potencia del mundo considerar una amenaza a la República Bolivariana de Venezuela?”, se preguntó.


Sin embargo trató de no polarizar su discurso y tratar el tema del narcotráfico un problema para el que pidió una solución global. “Sale de aquí y vale 2.000 dólares. Llega a Chicago y vale 40.000. ¿En dónde se lava el dinero de la droga? ¿En los bancos de los países donde se produce? No, miles y miles de millones de la droga se blanquean en paraísos fiscales y bancos de los países desarrollados”, denunció Fernández


Brasil se reconcilia con Washington

 

Otro logro del presidente Obama fue la reunión bilateral que sostuvo con la presidenta brasilera Dilma Rouseff, luego de que la revelación del espionaje a sus comunicaciones que le realizó la Agencia de Seguridad Nacional (NSA)  la llevara a suspender la visita de Estado a la Casa Blanca que tenía prevista hace año y medio.


Según anunció el presidente Barack Obama este sábado en Panamá, Rousseff visitará finalmente Washington el 30 de junio. Esa cita deberá culminar una reconciliación largamente buscada por el Gobierno de Obama. 

 

Hata el momento no se ha revelado el formato del encuentro de junio que busca recomponer las relaciones de Washington con uno de sus intereses prioritarios en Sudamérica. 

 

Respaldo unánime al proceso de paz en Colombia


El presidente Juan Manuel Santos puede regresar tranquilo al país luego de que en la cumbre en la que hicieron presencia los 35 países que confirman las Américas expresaran de manera unánime su apoyo y respaldo al proceso de paz que el gobierno colombiano adelanta con la guerrilla de las Farc. 

 

Estas fueron algunas de las intervenciones en las que se destacó el espaldarazo de la región a los diálogos que se desarrollan en la Habana y buscan terminar definitivamente el conflicto armado en nuestro país. 

 

Presidente de Ecuador, Rafael Correa:

 

“Todo nuestro apoyo al Presidente Santos y a su voluntad inquebrantable de continuar en el camino hacia la paz definitiva en Colombia”.

Presidente de México, Enrique Peña Nieto: 

“También quiero aquí expresar el más amplio reconocimiento de México al proceso de paz que está viviendo Colombia, así como el anhelo de que la paz total se concrete muy pronto: cuanto antes mejor. México respalda a Colombia en este proceso y desea que la comunidad internacional acompañe este noble propósito, con ánimo constructivo para facilitar los acuerdos”.

Presidente de Cuba, Raúl Castro

“También continuaremos nuestra contribución al proceso de paz de Colombia hasta su feliz conclusión”.

Presidenta de Brasil, Dilma Rousseff

“Esperamos conmemorar en breve el fin del conflicto que tuvo más tiempo en las Américas. Felicito el valor del pueblo colombiano, de sus actores políticos y del Presidente Santos, que se vio demostrado en el esfuerzo de poner fin al ciclo de violencia infeliz que tuvo por décadas su país”.