Notice: Trying to access array offset on value of type bool in /data/confidencialcolombia.com/wp-content/plugins/all-in-one-seo-pack/admin/aioseop_module_class.php on line 1725

La CGT y el triunfo de Santos

Julio Roberto Gómez, presidente de la CGT, luego de la reelección del presidente Juan Manuel Santos, se pronunció sobre los temas que quieren que el Gobierno trate en los próximos cuatros años, sobre todo el desarrollo de nuevas políticas para “cancelar la deuda social que tienen el Estado con los colombianos”.

Para esta campaña reeleccionista hubo 147 centrales obreras, federaciones sectoriales y sindicatos independientes que se unieron para  manifestarle al Presidente su apoyo al proceso de paz que se adelanta en La Habana y finalizar con el conflicto armado.

 

Anuncios

Dentro de las organizaciones estuvo la CGT, que aunque no lo hizo institucionalmente por ninguno de los dos candidatos, varios funcionarios mostraron su respaldo a la reelección en aras no solo de un acuerdo de paz, sino para “abogar por los derechos de la clase trabajadora del país”.

 

Gómez,  le deseó “la mejor de las suertes” al mandatario, además  hizo un llamado  para que en los próximos cuatro años  se gobierne como corresponde “quiero decirle que le quedan 50 meses para que ahora que ya no está en campaña  proceda a desarrollar todas las  políticas necesarias  para  llegar a cancelar la enorme deuda social con los que no tienen vivienda propia, servicio de salud, educación o los que no tienen empleo”.

 

Como sindicato y el segundo más grande del país, Gómez, sostuvo que en el tema que les compete, espera que se respete la libertad sindical, el derecho de la huelga, las garantías para que los trabajadores se organicen  sin perder su empleo e hizo énfasis en que  se respete el derecho a la vida, ya que, “el gremio sindical  ha sido victimizado de manera brutal durante los 20 años”.

 

Además, manifestó su preocupación en que el Presidente “no haya quedado endeudado”, con los partidos políticos que hacen parte de la Unidad Nacional, pues eso lo convertiría en un “prisionero” y no gobernaría en “función de los intereses de los 48 millones de colombianos”.