Inversiones en infraestructura son millonarias, pero urgentes

La Asociación Nacional de Instituciones Financieras (ANIF), aseguró que la infraestructura integral del país, es decir vías, puertos, aeropuertos y telecomunicaciones, entre otros frentes demanda una cifra no inferior a cinco o seis puntos del PIB.

El vicepresidente de ANIF, Alejandro Vera indicó en Confidencial Colombia que actualmente dichas inversiones suman 3,5 por ciento del PIB, lo cual es insuficiente si se tiene en cuenta que hay de por medio acuerdos comerciales que demandan obras. Lo propio, afirmó, pasa con la minería y la industria petrolera que se quedaron cortas de infraestructura y perdieron competitividad.

 

Anuncios

Así las cosas, se vislumbran presupuestos generosos que llenen las expectativas creadas por los TLC y por la puesta a punto de un país que tiene un rezago en infraestructura mayor de 50 años.

 

“En ese orden de ideas queremos un país de carreteras interconectadas, con aeropuertos de clase mundial, con un río Magdalena navegable, con puertos a donde lleguen todos los barcos y poliductos que faciliten el transporte de crudo. A lo anterior hay que adicionarle una red de telecomunicaciones óptima, de última generación como 4-G y otras de avanzada”, comentó Vera.

 

Seis puntos del PIB, aclaró, son en promedio 36 billones de pesos de hoy, unos 20.000 millones de dólares anuales lo cual es una porción considerable de recursos públicos que deben tener igualmente incentivos para la participación del sector privado.

 

En opinión de Vera, sería deseable incrementar un punto del PIB en inversión para el desarrollo lo que equivale a unos seis billones de pesos ó 3.000 millones de dólares.

 

Para ANIF, la inversión en infraestructura vial y de transporte debe ser fundamental porque Colombia urge con los TLC de un sistema multimodal que involucre carreteras, trenes, puertos, aeropuertos y unos transportes fluviales y marítimos de elevado nivel que permita hablar en el verdadero idioma de la competitividad.


Más plata para los hidrocarburos

 

Al consultar al vicepresidente de ANIF, Alejandro Vera quien dictó una charla sobre competitividad auspiciada por el Banco de Occidente, sostuvo que hay un factor que juega en contra del país y es el boom minero y energético porque allí se adolece en gran medida de inversiones de alta competencia que permita sacar crudos por poliductos y no en camión, como acontece actualmente.

 

El economista dijo que lamentablemente las inversiones se focalizaron en las necesidades inmediatas del TLC con Estados Unidos, pero dijo que el sector de minas y energía requiere con prontitud de un tratamiento especial en donde los recursos y la gran riqueza que genera se conviertan en vías y desarrollo físico y tecnológico para facilitar la actividad, abaratar las operaciones y dedicar mayores flujos de capital a nuevos proyectos y al frente social.

 

Para ANIF, una verdadera inversión en infraestructura demandaría cifras astronómicas que podrían llegar a 40.000 y 50.000 millones de dólares para impulsar un desarrollo a tono con las gigantescas necesidades que tiene hoy el país en infraestructura.