Indígenas desplazados se quedan en Bogotá

Después de un estudio de seguridad emitido por el Ministerio de Defensa, se informó que no existen condiciones de seguridad suficientes para el retorno a sus tierras de la comunidades Embera Katio y Embera Chamí, de los departamentos de Chocó y Risaralda.

Así lo confirmó la Alta Consejera para los Derechos de la Víctimas, la Paz y la Reconciliación, Ana Teresa Bernal, y agregó que se siente preocupada por la situación “que viven los pueblos indígenas en la capital en materia de desarraigo, y debilitamiento cultural, agudizándose con esto su riesgo de exterminio cultural”.

 

Anuncios

De acuerdo al Ministerio, la presencia  de grupos al margen de la ley en la zona y el déficit en el número de Fuerzas Militares para el acompañamiento, imposibilitan las garantías de no repetición para el retorno al Alto Andagueda, en el departamento de Chocó, a las familias Embera katio.

 

Respecto al tema, Bernal extendió una inquietud al Ministerio, sobre por qué en la zona existe una presencia aproximada de 4 mil indígenas pertenecientes al resguardo Tahami y el Gobierno no puede garantizar el retorno de los 300 Embera Katio que pretendía retornar el Distrito el pasado 25 de noviembre.

 

Sobre el retorno de comunidad Embera Chamí del departamento de Risaralda, falta otro parte de seguridad que deberá emitirse en los próximos días por el MinDefensa.

 

La Alta Consejera dijo que aún no se tiene una fecha pensada para que los indígenas puedan regresar a tierras, y que siguen trabajando junto a la unidad de restitución de tierras y al Ministerio, para que las comunidades desplazadas en Bogotá pueda regresar con plenas garantías.

 

Además manifestó que es necesaria la intervención del presidente Juan Manuel Santos para que el retorno suceda rápido. Mientras tanto los cerca de 700 indígenas continúan resguardados en el centro de Bogotá, bajo la atención de la Administración Distrital.