Honda, la prueba de que no todo lo japonés es infalible