Habla el Colegio Gimnasio Castillo Campestre

Con un comunicado de doce puntos el Colegio Gimnasio Castillo Campestre se refirió a los señalamientos que se han venido haciendo sobre el manejo que se le dio al caso de Sergio Urrego, el joven de 16 años que se suicidó por haber sido matoneado en su colegio.

El suicidio de Sergio Urrego, un joven de 16 años que se definiía como anarquista y ateo, y que fue acosado y matoneado por su condición sexual, ha estremecido a varios sectores de la sociedad colombiana, en especial a aquellos que velan por el respeto e inclusión de la diversidad sexual.

 

Anuncios

Mientras que las versiones de la familia y amigos de Sergio hablan de presiones por parte de las directivas del colegio, la rectora Amanda Castillo ha desmentido que existiera presión sobre el joven. Además, ha denunciado presuntas denuncias de la Unión Libertaria Estudiantil, grupo al que pertenencía Sergio.

 

Sin embargo, hasta el momento una compañera de colegio y de la ULE, de Sergio, y la misma madre del joven han ratificado lo dicho sobre las presiones y lo incómodo que era Sergio para las directivas del colegio, toda vez que era un crítico constante de los que consideraba, eran situaciones anómalas, que se vivían en el colegio, como por ejemplo algunas asignaciones salariales en el cuerpo docente.

 

El colegio emitió un comunicado en el que en 12 puntos da su versión sobre los hechos. En el comunicado el colegio sostiene que no hubo sanciones de ninguna índole contra el joven después de que le fuera decomisado un teléfono celular en el que aparecía en una fotografía besando al que, en ese momento era su pareja, un comañero de colegio. El colegio dice que envió a ambos jóvenes a un psicorientador, sin que quede claro por el momento el método o lo buscado y logrado con esa orientación.

 

Además, señala el comunicado que no hubo presiones o acoso sobre ningún estudiante en ningún momento. También se extiende en algunos de los hechos que Sergio había emplazado como anómalos, como los cobros de uniformes deportivos y el condicionamiento de la entrega de notas a estos.

 

Algo que llama la atención es que el colegio señala que en el informe hecho por la psicorientadora que visitó el hogar de Sergio nunca se habló de violencia intrafamiliar sino que se alertó sobre una presunta condición de vulnerabiliad del joven, toda vez que su madre había viajado fuera de la ciudad y él estaba en compañía de una de sus abuelas.

 

El comunicado también denuncia las presuntas amenazas en su contra por parte de la Unión Libertaria Estudiantil (ULE), las mismas que habría sido puestas en conocimiento de las autoridades.

 

Por último el colegio hace un llamado a los medios de comunicación para que sean “jueces de paz y mediadores del conflicto” a la par que condenan los señalamiento hechos contra la rectora Amanda Castillo y anuncian acciones legales.

 

Así pues, el Colegio Gimnasio Castillo Campestre da una versión oficial y extensa de lo que sucedió con Sergio Urrego, mientras que se anuncia un plantón el próximo viernes en solidaridad con un joven que decidió quitarse la vida de cara a un mundo que no quiso comprenderlo ni aceptarlo.