Godofredo se destapa

Cuando se es una persona de costumbres y tradiciones mudarse de casa significa un gran traumatismo en la vida.  Nada más cómodo que el estudio de toda la vida, en el que el polvo ya tiene su propio lugar y cada tomo de las enciclopedias de historia  siguen ahí, en el anaquel escogido por los antepasados.

Pero Godofredo se ha dejado tentar, y como le sigue la idea del internet a Antonio Morales, decidió empacar y como ya saben, llega desde este martes a Confidencial Colombia.

 

Anuncios

No es cualquier momento para los análisis de Godofredo. En el momento en que comienza una nueva puja ideológica entre las huestes conservadoras y las ideas liberales,  es importante anticipar algunas de las posturas de Godofredo que revela en esta entrevista con Confidencial Colombia.

 

Confidencial Colombia: Doctor Godofredo Cínico Caspa, bienvenido a su nueva casa, ¿cómo lo convenció Antonio Morales para hacer el trasteo?

 

Godofredo Cínico Caspa: Gracias mijito. Me gusta mi nueva caza, pensando en Guillermo León Valencia, que no tiene nada que ver con el de hoy, el tal León Valencia, chimpancé oenegista y caguanero. Yo me negué de tajo, pero el hippie ese anarco-plebeyo del Morales me chantajeó. Me dijo que si no me iba de Kien & Ke, mi vida no iba a tener nada de Pacific sino que se iba a convertir en una vaina complicada. Debo decir que el libertino ese conoce tantas vainas de mi vida, que preferí aceptar su chantaje a que expusiera al escarnio público mis ditirámbicas aventuras en el barrio Santa Fe.

 

CC: ¿Y alternará la redacción de su columna con la activa participación en la campaña de reelección del Procurador Ordóñez?

 

GCC: Desde luego. Estamos en una triple campaña: la primera, la reelección de Monseñor en la Inquisición General de la Nación, para seguir poniéndole coto a las pretensiones del pecado de la carne de la hechicera esa de la Mónica Roa, abortista, crespa y negroide. La segunda, la campaña presidencial de Monseñor y de su Vice José Galat con el Puro Centro Democrático de Uribe que es como Dios, principio y fin de todas las cosas, para perpetuar la tradición, la familia y la propiedad, pilares de Occidente, columnas vertebrales de la gente-gente ojalá no de tierra caliente. ¡Yo reinaré! Y la tercera la campaña de beatificación en vida de su Eminencia para que todos los colombianos portemos al lado de la víscera fundamental una gota cristalizada de su sangre prístina, RH falso positivo.

 

CC ¿Le ve posibilidad de éxito a alguno de los ternados que compiten con Ordóñez?

 

GCC: ¡Calanchines! ¡Gancho ciegos! ¡Testaferros! Que no nos venga a jorobar Santos con su Santísima Trinidad, que no es vaina de cachiporros ateos, sino de nosotros los depositarios de todas las virtudes excelsas, incluida en ellas hasta la continencia. Ordóñez es padre, hijo y espíritu santo. Padre de la iglesia, hijo de Santander y espíritu santo de Laureano. Tendremos el 100% de los votos del Congreso, sin rivales, sin oposición, sin democracia que es como es bonita y efectiva… la democracia.

 

CC: ¿Cómo ve usted los diálogos de paz con las Farc? ¿Cuáles podrían ser los aportes de su partido, el conservador, a este proceso?

 

GCC: ¿Diálogos? Eso es una francachela promiscua entre harinas del mismo costal, una polvareda de gallitos tapaos. Haremos hasta lo imposible para detener esa mascarada. Meteremos hasta nuestras manos negras con tal de evitar que haya paz. Situación regresiva e inconveniente. Nuestro sistema de vida es la guerra, gran motor de la economía. Acabarla sería terminar con el negocio, con la libre competencia, con la estructura misma de la sociedad. Eso no es negociable. Nuestro mariano y virginal partido no colabora con esa trampa ¡Bala señores!

 

CC: ¿Cree usted que el ex presidente Uribe debería marginarse del debate público sobre este tema, o al contrario, asumir una posición aún más radical?

 

GCC: El Supremo sustentador del orden universal tiene que estar no solo en el debate sino en la acción directa para sabotear la manguala de siempre, liberal-comunista. Debemos organizar de una vez, ante el peligro de que esa vaina tenga futuro, la Contra a la usanza nicaragüense. Si la auto defensa nos dio tan buenos réditos y dividendos, la Contra será el puntillazo definitivo a las ambiciones del traidor Santos y su cohorte de mentecatos. Como me dijo un amigo mexicano anti zapatista: ¡pos conflicto es lo que queremos! 

 

CC: Dicen los entendidos que usted será una ficha importante en la campaña de Uribe al Senado de la República. ¿Cuál será su papel en ese equipo de trabajo y qué estrategia emplearán para ganar en las urnas?

 

GCC: Si Dios quiere seré el jefe de debate en la sombra, que es propiamente Obdulio. ¿Estrategia? Eso es cosa del pasado. Ahora son las leyes del mercado las que definen todo, afortunadamente. Si cada voto cuesta $50.000.000, ya contamos con los inversionistas legales y con los otros, los de la potente economía paralela. ¿Que son pendejos  cinco mil millones? Una bicoca. Para los financistas legales una reducida deducción tributaria. Y para los paralelos ni siquiera una octava parte de un submarino.

 

CC: ¿Qué opina usted frente al encendido debate sobre el fuero militar y la defensa de su conveniencia, asumida por el joven Ministro de Defensa?

 

GCC: Se queda corto. Se debe decretar una amnistía general pre pagada y hacia futuro para todos los uniformados. Y la eliminación en los códigos de todos los delitos que se les pueden imputar en su limpia lucha contra el terrorismo. ¡Dejen trabajar, carajo!

 

CC: ¿Frente a su posición radical contra la administración de  Petro, podría pensarse en la posibilidad de una futura  candidatura suya para la Alcaldía de Bogotá?

 

GCC: Antes que nada, hay que excluir (qué delicia de verbo) y prohibir a Petro de una manera general. Luego ya veremos. A mí me gustaría más que Pachito Santos fuera quien gobernara en bloque a la Capital.

 

CC: ¿Qué pueden esperar sus fieles lectores, ahora desde esta nueva casa?

 

GCC: La exégesis semanal de los evangelios, la glosa permanente a la vagabundería obrera y popular, y desde luego los más neutrales comentarios del acontecer criollo.

 

CC: Doctor Cínico, bienvenido nuevamente a Confidencial Colombia.

GCC: Matilde, mija, páseme el Redoxón….