Gobierno sólo reduciría en $200 el impuesto a combustibles

En las bases de la ponencia de la reforma tributaria, el Gobierno sigue con la idea de disminuir $200 al precio de la gasolina.

El texto inicial no fue modificado, pero en esta versión se explica más a fondo como se hará el recaudo y quiénes se podrán ver beneficiados, al quedar exentos del pago o al cancelar menos de lo previsto.

Esta reducción se realizará al unificar  dos de los impuestos que gravan a los combustibles en el país.

Anuncios

 

En el artículo 139 de la nueva versión se estipula que habrá un impuesto nacional a los combustibles como la gasolina y el acpm. Este gravamen será liquidado a razón de $1.050 por cada galón de gasolina corriente y de acpm; y a $1.555 por cada cuatro litros de gasolina extra.

 

Cabe mencionar que la bancada del Partido Liberal, hace unas semanas, expresó que la reforma tributaria  podría ser modificada en el Congreso de la República y que buscarían reducir el precio total del combustible en más de $1.000. Según afirmó el senador, Luis Fernando Velasco, “se presentaron unos montos de reducción de impuestos sobre el precio de la gasolina que llegan a $200, pero quien terminará definiendo verdaderamente la rebaja de los combustibles es el Congreso”. Por otra parte, Federico Renjifo, ministro de Minas y Energía, considera que esta reducción es imposible ya que el monto total de los impuestos es cercano a los $1.000, y no se podría bajar mucho más de los $200 que se estiman.

 

El valor de este impuesto será ajustado el primero de febrero de cada año y estará sujeto a la inflación que se registre el año anterior.

 

Según la nueva propuesta, el Gobierno sería el que tendría que estipular las condiciones y los plazos en los que se debe hacer el recaudo de este impuesto. Ya no queda a merced de los distribuidores mayoristas quienes, en el primer informe, eran los que debían entregar a los productores e importadores  el valor del impuesto general dentro de los 15 primeros días del mes siguiente a aquél en que sea vendido el respectivo producto.

 

Los primeros beneficiados con la medida serán los productores de biocombustibles, ya que  estos no tendrán que cancelar el IVA.

 

Los operadores marítimos y fluviales saldrán beneficiados también. Los combustibles, diesel marino y fluvial y aceites utilizados en actividades de pesca y/o cabotaje, y en las actividades marítimas realizadas por la Armada Nacional, quedarán cancelando el impuesto nacional a razón de $501 por galón. El Gobierno Nacional será el encargado de fiscalizar y establecer cupos estrictos de consumo, para que no hayan confusiones a la hora de controlar este renglón.

 

Para aquellos que utilicen el acpm como fuente de energía, estarán exentos los que lo usen  para la generación eléctrica de zonas que no se encuentren interconectadas a la red, también para los que le den uso como combustible para la aviación.

 

En lo que tiene que ver con gasolinas, tan solo quedarán exentas aquellas que sean utilizadas en la realización de operaciones aéreas.

 

Otros beneficiados con un menor cobro sobre el impuesto nacional de la gasolina serán los habitantes de San Andrés. Dentro de este archipiélago, los combustibles  serán liquidados a razón de $809 por cada galón de gasolina corriente, $856 por cada galón de gasolina extra y a $536 por cada cuatro litros de acpm.