Gira la ruleta en la Cancillería

Rotan los puestos de los embajadores de Colombia en Rusia y Austria, sumidos entre controversias mediáticas por supuestas irregularidades durante sus labores como diplomáticos del país. La canciller Holguín, desmintió que la renuncia del embajador en Austria,   Freddy Padilla, tuviera relación con el informe presentado por una ONG, que lo acusa de haber cometido crímenes de lesa humanidad.

Los embajadores de Colombia en Rusia, Inglaterra y Austria presentaron su renuncia ante la Cancillería. El embajador en Londres Mauricio Rodriguez, a quien la canciller María Ángela Holguín señalo de tener “solo agradecimientos para con él por su servicio”, trabajará de ahora en adelante para el Banco Interamericano de Desarrollo con programas sociales y de pobreza extrema, confirmó la Ministra.

 

Anuncios

Sin embargo, la polémica recae en los embajadores ante Rusia y Austria, Rafael Amador y Freddy Padilla, respectivamente.

 

Según un informe presentado por el centro Europeo para la Constitución y los Derechos Humanos, revelado por La FM, el general Freddy Padilla es “sospechoso de ser penalmente responsable de los extensos crímenes internacionales cometidos contra la población civil, en particular en el contexto de las ejecuciones extrajudiciales en el escándalo de los ‘falsos positivos”.  

 

En respuesta, la canciller Holguín desmintió que el dosier de este informe fuera la razón por la que el general Padilla renunciara al cargo como embajador en Viena y aseguró que “no hay absolutamente nada que ver entre la renuncia de Padilla y los informes publicados por la ONG”. De igual manera explicó que la renuncia fue pedida por el Gobierno de Colombia en agosto como parte de un procedimiento normal del Ministerio.

 

En reemplazo, asumirá el puesto el general Tito Saúl Pinilla, excomandante de la Fuerza Aérea de Colombia. 

 

En segundo lugar, frente a la renuncia del embajador en Rusia Rafael Amador, por un supuesto escándalo sexual, Holguín señaló que “se está haciendo un estudio preliminar sobre la expedición de cartas para un programa de becas firmado entre Rusia y Colombia en el 2010”, que ha causado inconvenientes, pero no se refirió puntualmente ante el caso con Amador.