Notice: Trying to access array offset on value of type bool in /data/confidencialcolombia.com/wp-content/plugins/all-in-one-seo-pack/admin/aioseop_module_class.php on line 1725

“Gerlein es un mal perdedor”

El exprecandidato del conservatismo, Pablo Victoria, aseveró que la intención de los azules de corte santista de impugnar el resultado de la convención y la candidatura de Marta Lucía Ramírez, demuestra “lo malos perdedores que son”. Victoria aseguró que Ramírez fue la ganadora indiscutible de la votación con la ayuda, en parte, de conservadores uribistas.

La decisión de los conservadores santistas de pedir ante el consejo Nacional Electoral medidas para impedir la inscripción de la candidatura de Marta Lucía Ramírez,  luego de que el pasado domingo en la Convención Nacional del Partido Conservador se armara una bronca en contra de Roberto Gerlein, encargado de defender la reelección de Santos, y que miembros del partido denunciaron una falta de transparencia durante el evento, es un síntoma del tremendo malestar del conservatismo frente al proceso de elecciones.

 

El triunfo de la candidata Ramírez en el evento y el rechazo de una coalición con el gobierno Santos, no solo fue catalogado como una victoria para las bases del conservatismo que pedían candidato propio, si no que también, desde las orillas, demuestra que la inferencia del uribismo dentro del partido es bien pronunciada y que por tal razón, dicen algunos, que el resultado del escrutinio también es una victoria para el Centro Democrático.

 

En efecto, el exprecandidato presidencial Pablo Victoria Wilches, aseguró a este medio que los conservadores sintónicos de una alianza con el uribismo, votaron por Ramírez junto con los azules miembros de la llamada base del conservatismo, un sector del partido que defiende la candidatura propia por encima de una unión con el presidente Santos.

 

“El expresidente Álvaro Uribe tiene una gran simpatía por ella y los conservadores que estaban con el mandatario en la convención también. Ella fue la ganadora indiscutible del día y tiene todos los méritos para que todos los conservadores la estemos acompañando en esta cruzada contra el gobierno Santos”, señaló Victoria.

 

De hecho, en el día de la convención, Ramírez no descartó que el partido le esté haciendo ojitos al uribismo y que sería posible una alianza. Sin embargo, la exministra de Defensa precisó que, posiblemente, se empezaría a formalizar dicho convenio solo hasta la primera vuelta de las elecciones del 25 de mayo.

 

Adicionalmente, el enunciado que da pie de una presunta injerencia política del Centro Democrático dentro de la convención, fue desmentido por Marta Lucía este martes en medios locales. Ella aseguró que la votación fue democrática y que las asonadas bases del conservatismo fueron las que ganaron.

 

Sin embargo, la monumental abucheada a Roberto Gerlein en el evento cuando este se disponía a defender la reelección de Santos,  acto que incluso fue criticado por conservadores santistas que decían que Ramírez y Victoria trajeron agitadores para callar a Gerlein,  confirmó dicha división del conservatismo, la cual, naturalmente, podría costarle la Presidencia al partido y cortarle las alas a Marta Lucía.

 

En este orden de ideas, la posterior decisión de la línea reeleccionista encabezada por el veterano  Gerlein, de impugnar el resultado de la votación ante el Consejo Nacional Electoral, con el argumento de que no  se certificó el quórum ni la transparencia de la convención,  es “una salida exagerada”, anotó Victoria.

 

“Intentar a estas alturas del paseo denunciar la  convención, maltratar al cosnervatismo e intentar deslegitimar el evento, es una salida exagerada de parte de Gerlein y las personas que lo están acompañando”, añadió.

 

En tal razón aseveró que “están (reeleccionistas)  demostrado que son unos malos perdedores que no pudieron salirse con la suya y que fueron inferiores a la hora del llamado del partido para votar”.

 

En todo caso, se rumora que el Partido Conservador no pasaría de la primera vuelta sin aliarse con algún movimiento político. Asimismo, la ahondada división del partido complica aún más el rumbo electoral que las bases adelantan, fractura que incluso Ramírez alertó el domingo en le convención. “Si el conservatismo no está unido, no logrará alcanzar la Presidencia”, dijo la candidata.