¿Fuego amigo en la Farc?, históricos critican el liderazgo de ‘Timochenko’

Este lunes se conoció una dura carta firmada por Joaquín Gómez y Bertulfo Álvarez, dos ex comandantes históricos de las Farc, quienes criticaron el papel que ha desempeñado Rodrigo Londoño ‘Timochenko, al frente del partido político Farc, y que deja entrever la crisis interna que vive el movimiento político que surgió tras el desarme de la extinta guerrilla.

En la misiva dirigida al pleno de la Fuerza Revolucionaria Alternativa del Común, Gómez y Álvarez tendieron un manto de duda sobre el liderazgo de Timochenko al frente del partido de la rosa, como se le conoce a esa colectividad.

«De Timo como persona no tenemos nada qué decir; en cambio como jefe, le vemos serias dificultades, ya que es un jefe con ausencia de liderazgo, es rencoroso y revanchista; se guía mucho por las consejas; no investiga llamando al afectado para que haga sus descargos, sino que toma determinaciones a espaldas de éste, y hasta sanciona, sin que el afectado sepa que está sancionado, y si lo llega a descubrir, es por pura intuición», señalan.

En otro aparte de la misiva, Gómez y Álvarez no se guardan nada contra ‘Timochenko’ y lo acusan de haberse «aburguesado, en referencia a la posición que adoptó el exjefe guerrillero en el caso Santrich, al decir que quien infringía la ley debía responder ahora que habían aceptado la Constitución y la ley.

«Quién lo creyera, algunos de nuestros jefes como Timo, por ejemplo, se han dedicado a defender el orden burgués con un inesperado y sorprendente celo».

Además critican a otros líderes de la Farc que están con Timochenko en este punto, como Pastor Alape o Mauricio Jaramillo, quien, dice la carta, prácticamente había sido «insolidario» con un exguerrillero que había reincidido al rearmarse.

«El caso de Mauricio Jaramillo a raíz de la detención de ‘Walther Mendoza’, donde escribió en el WhatsApp, diciendo que no había nada qué hacer, porque lo habían capturado in fraganti con una pistola cal. 25. Cómo es posible que, a un camarada de la talla revolucionaria de Walther, lo vayamos a dejar en las fauces de “los leones” para que lo devoren, cuando lo censurable hubiera sido andar totalmente desarmado en una región donde hay un plan perversamente elaborado para exterminar físicamente a los líderes sociales. No lo afirmamos nosotros, lo afirman los hechos que a diario se dan a conocer al país».

También critican a Timochenko por pedir que al expresidente Álvaro Uribe, en los casos por los que es procesado, que se le respetara el debido proceso.

«Cómo es posible que se cometan incoherencias, partiendo por supuesto de nuestra óptica de revolucionarios, tales como la de Timo, al afirmar en un Foro en Manizales, que él pedía que al ‘honorable’ senador Uribe se le respetara el debido proceso, y ‘el principio de inocencia’, mientras que en el caso Santrich, lo que dijo fue palabras más, palabras menos, que Santrich debería demostrar su inocencia, o sea, que se partía del hecho de que era culpable. Una posición absolutamente adversa a Santrich, comparada con la actitud defensiva asumida con relación al caso del ‘honorable senador’ y psicópata Álvaro Uribe, padre genuino del paramilitarismo en Colombia».