Fin a "paloma" diplomática de General Montoya

La sorpresiva renuncia del general (r) Mario Montoya Uribe, al cargo de embajador en República Dominicana, es la antesala a lo que sería la apertura formal de un proceso judicial en su contra, que podría tener curso en Colombia en los próximos meses.2011-07-22 Montoya también es cuestionado por haber comandado, a nombre del Ejército, la operación Orión contra la Comuna 13 de Medellín, en octubre del 2002, en la que hubo participación de la Policía, bajo el mando del coronel, Leonardo Gallego. Este hecho podría llevarlo a rendir cuentas ante la Fiscalía que le mantiene, desde el 2009, una investigación preliminar.

El militar, antiguo comandante del Ejército durante la Presidencia de Álvaro Uribe, ha sido blanco de señalamientos por parte de ex jefes paramilitares que lo acusan de haber brindado apoyo a su organización y recibido recursos económicos por este “favor”.

Su “destacada” participación en procedimientos militares de gran reconocimiento como la ‘Operación Jaque’, llevaron al presidente de entonces, Álvaro Uribe a nombrarlo en el cargo diplomático, aun a pesar que su salida de las Fuerzas, en el 2008, fue el resultado de la presión por los denominados ‘falsos positivos’, ejecuciones extrajudiciales perpetradas por los uniformados para cumplir una cuota de bajas.

Sobre Mario Montoya recae, igualmente, la acusación de 3 coroneles adscritos a la Brigada 17 del Ejército, de haber organizado la masacre de 8 personas, entre ellos 3 menores, en San José de Apartadó, Antioquia, ocurrida el 21 de febrero de 2005, en lo que se conoció como la Operación Fénix.

Anuncios

Según los oficiales Montoya fue quien ordenó la utilización de guías en la operación militar, quienes después resultaron ser paramilitares del bloque Héroes de Tolová.

En el tintero también quedaron las versiones de algunos sobrevivientes de la masacre de Bojayá, ocurrida en el 2002, que contaron que al regresar al lugar encontraron al general rodeado de los “paras” que habían saqueado sus casas.