Estudio del aborto, tendencia de habla hispana

Mientras que nudistas españolas interrumpen la interpelación al presidente Rajoy para pedir por el aborto, en Colombia, un informe expone los altos costos del mismo en procedimientos legales y en Uruguay, no se registran muertes por aborto voluntario desde que este es legal.

El debate ético y político alrededor del aborto sigue en pie de estudios y manifestaciones en todo el mundo. Esta vez la encrucijada se centra en España y Colombia,  dos países que además de compartir la misma lengua,  sus ciudadanos buscan a través de documentos, protestas e iniciativas que los respectivos gobiernos reconsideren echarle una ojeada a los ámbitos jurídicos de este proceso médico. Un referente  contrastado bajo el distintivo panorama de Uruguay, país que desde que aprobó el aborto voluntario no registra muertes por el mismo.

 

En Colombia, el aborto legal en sistema de salud es uno de los más caros de Latinoamericana.  

 

El instituto norteamericano Guttmacher, enfocado en los estudios internacionales sobre la salud reproductiva, presentó un informe donde explica porque son tan altos los costos de atención de aborto y postaborto en Colombia para el sistema de salud, y como procesos de atención alternativos aliviarían el elevado pago del aborto legal inducido.

 

Según dicta el documento, “el costo estimado de atención de un aborto legal en los hospitales de segundo y tercer nivel es entre 4 y 5 veces mayor que el costo estimado en instituciones especializadas de primer nivel”. Bajo este marco los estratos bajos, donde se presentan mayores casos, terminan pagando más por un aborto inducido o como sucede comúnmente, asistiendo a locales de salud no certificados por el gobierno.

 

Asimismo, destaca que el proceso ambulatorio de dilatación y curetaje, método de mayor uso por las entidades de la salud, y el costo de la atención postaborto por paciente, es más alto en Colombia que en otros países de América Latina “debido en gran parte a la utilización innecesaria de procedimientos complejos y costosos”.

El organismo internacional recomendó eliminar las “barreras burocráticas y administrativas” que generan costos para el sistema  y facilitar el aborto legal en Colombia.

En España, mujeres se toman el Parlamento en protesta por reforma a la ley de aborto.

 

El Congreso español se vio interrumpido por un grupo de mujeres activistas del grupo Femen, que pintaron en sus cuerpos semidesnudos la frase el “aborto es sagrado”,  en función de apelar ante el gobierno la decisión de aplicar una reforma a la ley de aborto en España.

 

Las mujeres lanzaron acusaciones en contra de los parlamentarios por impulsar la misiva que indica aborto sin restricciones hasta la semana 14 de gestación y plantea que sólo se permita cuanto no hacerlo afecte la salud de la madre y el feto.

 

 

Un panorama distinto en Uruguay

 

Desde que el presidente José Mujica radicó junto a los legisladores del Senado uruguayo la ley aprobante del aborto voluntario, en los primeros seis meses,  no se han registrado defunciones. Así lo consigna un informe presentado por el subsecretario de del  Ministerio de Salud Pública, Leonel Briozzo.

 

“Entre diciembre de 2012 y mayo de 2013 hubo 2.550 abortos legales, aproximadamente 426 por mes, tasa en disminución desde la legalización del aborto voluntario”, señaló Briozzo.

 

Estas cifras sitúan al país entre los que tienen mejores indicadores, a la par de los Estados de Europa Occidental, que tienen la tasa de aborto legal más baja. Según datos divulgados por el Observatorio Genero y equidad de Uruguay, el país es uno de los países con tasa de aborto más baja del mundo.

Salir de la versión móvil