"Estomago vacio, corazón triste"

Frente a la creación del Viceministerio de la Suprema Felicidad, de raíces chavistas, el pueblo venezolano le recordó al presidente Maduro que va a estar feliz, cuando tenga algo que comer y el déficit alimentario y económico deje de limitar las condiciones básicas para la vida.

Luego de que el oficialismo aceptara la existencia de una crisis económica y un desabastecimiento en Venezuela, medida negada por el propio presidente Nicolás Maduro semanas atrás, y quien censuró a medios locales para que no informaran al respecto, el partido Chavista creó el Viceministerio de la Suprema Felicidad, entidad encargada de asegurar el bienestar de los venezolanos a toda costa.

 

Sin embargo, y como es costumbre, la iniciativa colmó los titulares de todo el mundo y generó una respuesta inmediata de la oposición.

 

“La felicidad no se decreta, se construye. El pueblo va a estar feliz cuando tenga qué comer, cuando por sus propios ingresos pueda adquirir una vivienda y cuando no haya retroceso”, declaró Leopoldo López, coordinador nacional del movimiento opositor Voluntad Popular.

 

El funcionario señaló que Maduro ni siquiera posee respeto dentro de su propio partido y que “los Ministros se burlan de él. Eso lo sabe todo el mundo, no es concebido como un comandante en jefe con autoridad”.

 

Por su parte el jefe de Estado se mostró entusiasta por esta nueva dependencia, que tendrá la terea de llevar a cabo las más de 30 misiones sociales que han surgido durante los 14 años del chavismo.