Notice: Trying to access array offset on value of type bool in /data/confidencialcolombia.com/wp-content/plugins/all-in-one-seo-pack/admin/aioseop_module_class.php on line 1725

"Este no es un proceso para que las Farc hagan política"

El Gobierno Nacional y las Farc dieron inicio a un nuevo ciclo de conversaciones de paz en La Habana. Durante esta ronda de conversaciones, arranca la número 12, se discutirá el segundo punto de la agenda: la participación política. Ambas partes lanzaron duras críticas: Humberto de la Calle recriminó el asesinato de varios militares en Arauca, mientras que ‘Andrés París’ replicó con los actuales casos de acaparamiento de tierras en la altillanura colombiana y la crisis del Catatumbo. 

El jefe del equipo negociador del Gobierno, Humberto de la Calle Lombana, comentó sobre los últimos ataques de la guerrilla, en especial el ocurrido el pasado 20 de julio, cuando resultaron muertos varios soldados en Arauca en una emboscada, según Medicina Legal,  fueron asesinados con tiros a quemarropa.

 

Anuncios

Así mismo, de la Calle recordó que el Gobierno no está dispuesto a pactar un cese al fuego hasta que termine el conflicto. “Hay que recordar de nuevo que la decisión del gobierno de no pactar un cese al fuego, salvo naturalmente a la finalización del conflicto, cuando lleguemos a un acuerdo, obedece a varias razones: lo que queremos es terminar la guerra, no prolongarla. Precisamente buscamos un acuerdo para finalizar la guerra, para que no haya más violencia. Para evitar más muertes absurdas”.

 

Durante su intervención, el jefe del equipo negociador reiteró: “La guerrilla deberá responder por todo lo ocurrido en medio del conflicto”. Y recordó el principal objetivo de este nuevo intento de diálogo en La Habana: “Este no es un proceso de conversaciones para que las Farc hagan política, sino uno para pactar el fin del conflicto”.

 

Respecto a una posible ampliación de la Agenda pactada, Humberto de la Calle afirmó que esta situación no se va a dar y que los colombianos serán los que refrendarán lo acordado en la mesa. “Las conversaciones deben generar obligaciones para ambas partes. No se trata solo de que el Estado otorgue garantías. También corresponde a las Farc brindarlas. Para que cese la violencia. Para que las víctimas estén en el centro de sus preocupaciones. Para que todo ciudadano pueda hacer política sin intimidación”

 

Por su parte, ‘Andrés París’, integrante de la delegación de las Farc, criticó al Gobierno por el uso de la fuerza en el Catatumbo y llamó la atención sobre el uso de la tierra, tema que ya fue tratado y acordado en el primer punto de la agenda. “De nada serviría hablar en La Habana de la limitación de la propiedad de la tierra, del freno a su extranjerización, de su formalización a favor de los pobres y de la soberanía nacional, si el gobierno convierte lo acordado en palabras vacías que se las lleva el viento”.

 

Además, comentó la obligación que el Estado tiene de devolver tierras que han sido despojadas por todo tipo de actores. “El gobierno está obligado a defender la diafanidad de su compromiso con la paz propiciando que se devuelvan urgentemente las tierras acaparadas, como los subsidios y exenciones tributarias que fluyeron también hacia estos timadores”.

 

También recordaron las características del acuerdo parcial al que llegaron sobre tierras: “Recordemos que el acuerdo parcial sobre tierras logrado en La Habana consigna textualmente, que el gobierno nacional en concertación con las comunidades, y teniendo en cuenta lo planteado en los principios del presente acuerdo, promoverá el acceso a la tierra y la planificación de su uso en las Zonas de Reserva Campesina, haciendo efectivo el apoyo a los planes de desarrollo de las zonas constituidas y de las que se constituyan en respuesta a las iniciativas de las comunidades y organizaciones agrarias”.

 

Y finalizaron criticando al actuar del ministro de Defensa,  en lo que sucede en el Catatumbo. “Es hora de empezar a cumplir y dejar de reprimir. Es extraño que este asunto lo maneje el ministerio de Defensa -que sólo mira con el ojo de la consolidación militar- y no el ministerio de agricultura”.