Actualidad

Entonces ¿quién está asesinando en San Vicente del Caguán?

Publicidad

Los últimos hechos de violencia en todo el país en contra de líderes sociales, pero particularmente en este municipio del departamento de Caquetá, que ha sufrido la guerra de manera directa y constante, demuestra que con esta coyuntura las regiones abandonadas podrían estar ingresando en una etapa peligrosa que ha dejado un lastre del conflicto armado en el que nadie se adjudica los crímenes y, mientras tanto, siguen desapareciendo ciudadanos decentes como si se tratara de una guerra sucia sistemática para deslegitimarse entre antagonistas. 

Este municipio, casa de más de 67 mil colombianos, ha padecido por muchos años la presencia tradicional de grupos al margen de la ley que han impuesto su norma por el evidente abandono del Estado. Las víctimas más recientes fueron el dirigente campesino y representante de los Derechos Humanos Erley Monroy Fierro, y Didier Losada Barreto, presidente de la junta de acción comunal de la vereda Platanillo de San Vicente del Caguán. Pero además de líderes de la Marcha Patriótica, también se han denunciado amenazas y agresiones a empresarios que se dedican a la ganadería en la región, como el caso de Édgar Díaz que sufrió en junio un grave atentado.

 

De acuerdo con un documento publicado por el Centro de Memoria Histórica denominado desmovilización, desarme y reintegración, la presencia paramilitar en este municipio tuvo incursiones pero no del nivel de otros departamentos y regiones del país, pues aunque tuvo a finales de los años noventa estructuras importantes e intentó penetrar en zonas de las FARC, fue particularmente golpeado por esta guerrilla, de manera que actuó más por la periferia, con ataques a la población y masacres, como lo sucedido en Belén de los Andaquíes. No se reconoce propiamente la presencia de grupos posdesmovilización de las AUC, pero al igual que en otras regiones amenazas, atentados y algunos homicidios son reivindicados o atribuidos a Las Águilas Negras.

 

El texto también explica que en el año 2014 en Caquetá se reportaron principalmente acciones relacionadas con la mal llamada “limpieza social” y amenazas dirigidas contra organizaciones sociales y funcionarios públicos por parte del grupo Las Águilas Negras.

 

Sin embargo, las autoridades aún no confirman la presencia de grupos vinculados con el paramilitarismo. Pero, entonces, ¿quién está masacrando a los pobladores de este municipio?

 

Confidencial Colombia conversó con líderes de opinión tras la denuncia de voceros de la Marcha Patriótica el día de ayer en el búnker de la Fiscalía frente a los medios de comunicación sobre esta grave situación.

 

La presidente de la Unión Patriótica, Aida Avella, aseguró que esta situación se debe a presencia de paramilitares

Publicidad
en el departamento. Además planteó que desde que llegó el alcalde de San Vicente del Caguán, Humberto Sánchez, partidario del Centro Democrático, la situación de los líderes se ha agravado.

 

El burgomaestre local ha sido llamado a responder por los recientes hechos de violencia en contra de varios líderes sociales en su región.

 

En comunicación con Confidencial Colombia, Humberto Hernández, se defendió de las acusaciones. Aseveró que “A comienzo de año aparecieron unos panfletos en donde se indicaba que habían aparecido las AUC, cuando esto es una región en la que tradicionalmente han predominado las Farc. Ha habido hechos aislados que de una u otra manera, en estas regiones, nos dejan ver que la autoridad delincuencial han sido las Farc (…) la guerrilla podría haber abonado terreno para matar a la gente después”.


El Alcalde asegura que no han tenido conocimiento de denuncias por amenazas en el municipio. Sin embargo, tras los asesinatos, se han tomado medidas estrictas de seguridad que tienen que ver con el control de armas y requisas en sitios estratégicos; además de estímulos económicos por información que pueda ayudar a dar captura a los responsables de los crímenes. “Hemos puesto una recompensa en una bolsa común de la Gobernación, de la Policía de la Alcaldía de hasta 40 millones de pesos para que la comunidad nos ayude a encontrar a los responsables de estas muertes”, afirmó.

 

Al respecto, Avella comunicó a la opinión pública que tiene información sobre presencia de grupos paramilitares en los departamentos del Meta, Norte Santander, Atlántico, Bolívar, Sucre, Cesar, Córdoba, Antioquia, Valle del Cauca, Tolima, Chocó, Nariño y Caquetá. La ex candidata vicepresidencial exigió al Senador Álvaro Uribe Vélez y a la bancada del Centro Democrático a hacer un pronunciamiento sobre la mencionada reactivación de los grupos paramilitares.

 

Por su parte Sánchez finalizó diciendo que “San Vicente del Caguán tiene un área rural muy extensa (…) son hechos aislados, pero como son líderes comunitarios es un problema político. No podemos pensar que a cada ciudadano le vayamos a colocar un soldado”. 

Publicidad
Previous ArticleNext Article