Actualidad

En víspera de elecciones, "Ayotzinapa vive"

Publicidad

Una emotiva carta escribieron los compañeros de los 43 desaparecidos del Estado de Guerrero hace ocho meses. En ella además de recordar a los estudiantes, lanzan una fuerte crítica a las elecciones del próximo 7 de junio que enfrentan un ambiente de pesimismo y desconfianza. 

En México el panorama electoral de las federales (Gobernadores, alcaldes y diputados) es más que desalentador, en medio de la desmedida violencia que amenaza los comicios en el sur del país, donde ya han sido asesinados varios aspirantes a los cargos en juego en a manos de carteles de narcotráfico, y la desconfianza de su gente en los partidos políticos.

 

A esto se suma el temor de las autoridades de que los mexicanos no salgan de sus casas a votar por el partido entre la selección mexicana de fútbol y la de Brasil en un encuentro amistoso días antes del inicio de la Copa América, tal vez un antídoto para un pueblo que está cansado de violencia, injusticia y falta de acciones de su gobierno.

 

Con la alarmante cifra del 90% de los mexicanos que creen que los partidos políticos son corruptos, que reveló María Amparo Casar, una importante analista política del Centro de Investigación y Docencia Económica, en su libro ‘Anatomía de la corrupción’, se prepara el país azteca para uno de los retos más grandes en su historia política.

 

 

Las campañas ciudadanas que se adelantan en el país invitan a anular el voto o a no ejercerlo, lo que resultaría muy perjudicial para el país que pide a gritos un cambio urgente en la manera de hacer política para volver a creer.

 

Este es el difícil panorama que enfrenta el partido de gobierno (PRI), la oposición (PRD) y el resto de partidos que trabaja por recuperar una identidad inexistente. Los únicos posibles beneficiados serán los independientes, quienes estén alejados del poder y resulten una alternativa para el electorado.

 

Lea También: Mexico en la Encrucijada 

 

Pero a la corrupción se suma la oleada de violencia que parece interminable en México, los carteles del narco hacen de la suyas y en los estados en los que tienen poder casi que deciden quien va y quien no. Dos candidatos en el Estado de Guerrero; una decapitada y otro asesinado a balazos, son muestra de eso y de lo peligroso que resulta hacer política en terreno de capos.

 

Pesimismo e inconformidad es lo que se vive en el país que hace ocho meses colmó los titulares de la prensa mundial luego de que 43 estudiantes de la normal rural de Ayotzinapa desaparecieran, jóvenes mexicanos de los que hoy no se tiene rastro, y de los que aún no se sabe cómo desaparecieron.

 

A pesar de las declaraciones oficiales de la Procuraduría de ese país, no es claro qué fue la que pasó esa noche, luego de que dos buses en los que los estudiantes viajaban fueran abordados por la policía y estos entregaran los jóvenes al cartel Guerreros Unidos, quienes luego los ejecutaron.

 

Para sus padres y compañeros de escuela es aún increíble que los 43 estén muertos y que no hayan podido ni siquiera enterrarlos, pues según el Estado y los delincuentes fueron calcinados y sólo quedaron cenizas. Ellos se han declarado víctimas del Estado y reprochan las elecciones que se avecinan a través de una carta abierta que dirigieron al mundo y que Confidencial Colombia reproduce en su totalidad.

 

A todos los medios de comunicación

A las organizaciones sociales

A nuestros pueblos marginados

Al Pueblo en general

 

A través de los años hemos vivido innumerable actos de barbarie, que sin duda, ningún hombre o mujer justo pueden ver sin indignarse.

 

Publicidad

Nosotros hoy, somos el ejemplo claro de esos actos que parecieran cosa increíble de suceder en lugares y épocas como las nuestras. Sin embargo, reconocemos que han sido los actuales proyectos neo liberales e imperialistas los que han desencadenado estas atrocidades.

 

Como el pasado 26 y 27 de septiembre en Iguala, Guerrero, dónde fuimos vilmente masacrados a manos de aquellos que juraron protegernos, totalmente amparados por José Luis Abarca Velázquez junto con el gobierno Estatal y bajo la mirada silenciosa del gobierno Federal.

 

El resultado de aquella represión Brutal en contra de nuestros compañeros fue: el cobarde asesinato de Julio Cesar Ramírez Nava, Daniel Solís Gallardo y Julio Cesar Mondragón Fontes, todos amigos y hermanos de lucha de nuestra Escuela Normal Rural.

 

A 8 meses de este crimen, nos pronunciamos por que se esclarezcan los hechos del 26 y 27 de septiembre, donde además fueron detenidos-desaparecidos por la Policía de Iguala, 43 de nuestros compañeros estudiantes.

 

Además es bien sabido que el proceso electoral ha sido infiltrado por criminales que solo buscan seguir saqueando a nuestro país en este contexto de desigualdad, pobreza, violencia, inseguridad y analfabetismo que cubre deshonrosamente a gran parte de la población mexicana, en ese proceso los partidos políticos han sido victimarios de nuestro pueblo.

 

Por lo tanto Lorenzo Córdova Vianello debe de renunciar al cargo como titular del Instituto Nacional Electoral (INE), ya que refleja el pensar burgués, imperialista, clasista y racista del actual estado mexicano que busca exterminar a nuestros pueblos originarios y a los estudiantes indígenas como nosotros.

 

Nos hemos negado una vez más a ser parte de este teatro electoral que solo nos permite elegir a quienes nos asesinaran y perseguirán en los próximos 6, 4 o 3 años. Nosotros nos negamos al olvido y les decimos:

 

¡¡Exigimos la presentación con vida de nuestros 43 compañeros!!

 

¡¡No a las elecciones!!

 

¡¡Abajo las reformas estructurales!!

 

¡¡¡No al cierre de las normales rurales!!!

 

Compañeros, compañeras, hermanos, hermanas, camaradas de lucha:

 

¡¡¡Aquí estamos, no nos rendiremos, AYOTZINAPA VIVE, y a pesar de todo, la lucha sigue!!!

 

¡¡¡VIVOS SE LOS LLEVARON, VIVOS LOS QUEREMOS!!!

 

ESCUELA NORMAL RURAL “RAUL ISIDRO BURGOS” DE AYOTZINAPA

Publicidad
Previous ArticleNext Article