En industria, Colombia le vende el alma a Dios y al Diablo: Acolfa

La Asociación Nacional de Fabricantes de Autopartes (Acolfa) aseguró que en asuntos de industria el Gobierno maneja facetas que desconciertan al empresariado toda vez que habla de fortalecer a los productores, pero al mismo tiempo los castiga con acuerdos comerciales e importaciones masivas.

El vicepresidente de Acolfa, Alberto Macías dijo en Confidencial Colombia que así las cosas, el ejecutivo le está vendiendo el alma a Dios y al diablo, situación que deja muy mal trecho al sector real de la economía que fabrica y genera empleo.

El vocerío gremial dijo que hay alarma en el sector autopartista y de ensamblaje porque están en riesgo más de 22.000 empleos directos. De hecho, revelo, en el último año se han despedido 2.500 trabajadores por la menor utilización de las plantas y la misma contracción de la demanda.

Anuncios

 

“Lamentablemente hay una realidad que debe enfrentar el país empresario y el que consume y e que con los acuerdos comerciales se va a informalizar el mercado y se nivelará por lo bajo con baratijas, dejando de lado calidad y disminuyendo el valor, entre otras cosas, porque se perderá considerablemente el poder de compra”, declaró el señor Macías.

 

En su opinión a las marcas que ensamblan en Colombia les tocará convertirse en comercializadoras o buscar alguna especialización porque lo cierto es que el carro importado está creciendo en el mercado. Sobre estos últimos, sostuvo que casa importadora deberá fortalecer la red de servicio para trasmitir confianza porque de lo contrario serán dicha de un día. Eso está pasando con los carros chinos, algunos son buenos, pero se les daña algo y el vehículo dura inmovilizado un buen tiempo, ese es el factor a tener en cuenta”.

 

Para Acolfa el TLC, con todo y que no ha arrancado, ya ha generado cierre de empresas lo que dice de menara axiomática que las quiebras son un hecho con los saldos sociales lamentables que dejará este tipo de economía abierta en donde el producto exógeno y los saldos foráneos arrasarán con una industrial que se erigió apostándole a Colombia y a sus gentes. “Aquí estamos hablando de un mercado o de muchos mercados sin reposición que saldrán de circulación por los acuerdos comerciales”.

 

Sin palabras


Actualmente la relación del mercado del automóvil muestra una preocupante variante por cuanto se venden 66 por ciento de coches importados contra un 34 por ciento de autos nacionales. Hay que tener en cuenta que dentro de este ítem el 10 por ciento obedece a importado por ensamblaje.

 

A mayo la industria del automóvil vendió 111.000 unidades de los cuales 73.800 fueron importados y 37.500 de ensamblaje nacional.

 

Otra cifra que llama la atención es la caída en las ventas porque estas pasaron de 150.000 carros a junio de 2012 a 133.000 a igual periodo de 2013.

 

Al revisar las marcas se nota que las más vendidas son las extranjeras dejando en su orden a Nissan, KIA y Hyundai como las de mayor demanda. Por el lado doméstico las más pedidas son Sofasa Renault, Colmotores, Mazda e Hino.

 

Más inversión


La Asociación Colombiana de Fabricantes de Autopartes (Acolfa) destacó la puesta en marcha de la nueva planta de Chevrolet en Bogotá la cual demandó recursos por más de 200 millones de dólares.

 

El vicepresidente de Acolfa, Alberto Macías anotó que esta es una muestra de confianza en el país, en su institucionalidad y democracia.

 

La nueva planta Zail que opera a manera de zona franca industrial y procesará rollos de acero para elaborar toda la protección en lámina que requieren los automóviles.