El signo "cauteloso" de Santos hacia la paz

La tormenta desatada por la reaparición del conflicto armado interno en la termonología que define el enfrentamiento militar que vive Colombia, desde hace cinco décadas, demostró que Juan Manuel Santos no teme tocar la fibra más sensible del ex presidente Uribe.2011-06-27 Y no solo esto, es muestra clara que Santos emprendió su propio recorrido hacia la conquista de la paz, propósito que tiene claro en su proyecto de gobierno.

Confidencial Colombia.com tiene conocimiento que personas del círculo más íntimo del Mandatario tienen asignada la tarea de diseñar la hoja de ruta y establecer puentes con las Farc y el Eln sin ningún otro propósito que mantener las antenas encendidas y hacer vigente el interés del Estado por concretar el fin de la guerra.

Es por esto que este pequeño paso, hoy amarrado a la ley que les dará reparación a las víctimas, es al mismo tiempo un gran mensaje mediático de que la continuidad de la seguridad democrática no excluye la decisión por superar el círculo de la violencia organizada. En casi todas las comunicaciones recientes, los grupos guerrilleros han insistido en la necesidad de que se reconozca que en Colombia hay un conflicto armado interno. Pues bien, ya está.

Sin embargo, la etapa para posicionar la onda de la paz aun no llega, se presume que sea en el tercer año del mandato donde salga a flote con más fuerza. Mientras tanto Santos mueve las dos fichas al mismo tiempo. Enfatiza en la mano dura: “la lucha contra el narcoterrorismo de los grupos armados ilegales y de todo lo que genere violencia en el país será contundente”, porque entiende que la sociedad no quiere gabelas a guerrilleros, sino una fórmula certera que conduzca a una paz duradera.

Anuncios

Y hay que recordar que desde su discurso de posesión marcó su horizonte. “Es el Gobierno el que tiene la llave y cuando considere que las circunstancias están dadas sacará la llave y abrirá de nuevo la puerta”.

Así que definitivamente la llave existe y Santos sabe que en la Colombia post Uribe y con el ex mandatario convertido en su oposición política, debe manejarla con la pericia de un microcirujano. Ya le puso a su antecesor los puntos sobre las íes, ahora tendrá que convencer a sus seguidores.