El periodista asesor

La renuncia obligada de Ernesto Yamhure como columnista de El Espectador es tan solo un episodio más de una historia que había sido archivada.Lo cierto es que las viejas pruebas, ahora revividas por una publicación periodística, deberán ser materia de investigación.2011-08-31 Ernesto Yamhure fue una pieza clave en los acercamientos del gobierno Uribe con los grupos paramilitares. Hacia finales de agosto de 2002, llegó a la oficina del Alto Comisionado para la Paz, Luis Carlos Restrepo a mencionarle la intención de los paramilitares de conversar. Ayudó a gestionar el primer encuentro oficial entre los delegados del Comisionado y algunos de los comandantes paramilitares, reunión que se realizó en Santa Fe Ralito y a la que asistió en ese entonces, monseñor Julio César Vidal, obispo de Sincelejo.

Su relación con Carlos Castaño fue siempre evidente durante un periodo de las negociaciones, y sus labores de “asesoría” y encargado de hacer marketing político al proceso, a través de sus columnas, se mantuvo durante varios años.

Personas allegadas al proceso y a la Oficina del entonces Comisionado Restrepo recuerdan que algunas de las razones a Castaño se comunicaban a través de Yamhure.

Por eso, lo publicado este jueves en El periódico – Un Pasquín – no es nuevo para muchos de los que estuvieron cerca a las negociaciones. Confidencial Colombia conoce de un informe que hace unos dos años estuvo a punto de ser publicado por El Tiempo, en el que se revelaba lo conocido hoy, pero que por alguna razón, fue archivado.

Ernesto Yamhure es recordado por ex asesores de Restrepo como una persona sigilosa, estratégicamente cauteloso y de un muy bajo perfil. Se movía como pez en el agua en el círculo de Castaño, pero mantenía su figura escondida.

Muchas veces algunos de los ex comandantes paramilitares le criticaron a su jefe máximo, Carlos Castaño, su cercanía con el comunicador. No veían con buenos ojos ese doble papel que jugaba como asesor y periodista de medio masivo a la vez.

Fue amigo muy cercano de un funcionario incondicional del Comisionado a quien, después de un tiempo, Restrepo decidió retirar del cargo porque le “perdió la confianza”.

Algo similar pasó entre Restrepo y Yamhure. Ires y venires del proceso y el intercambio de comunicaciones malinterpretadas hicieron que la confianza entre el Alto Comisionado y el periodista se quebrara.

Yamhure sabía que en algún momento se revelaría el contenido de algunos de los correos que se cruzó con Carlos Castaño. El tema le preocupó tanto, que movió todas sus influencias para que el periódico El Tiempo desistiera de la publicación de este artículo en que salía muy mal librado.

Un Pasquín puso sobre el tapete un tema que había quedado olvidado. Hoy se argumenta que se desconocían las relaciones de Yamhure con Castaño y por esa razón El Espectador decidió suspender sus columnas.