"El niño" dispara precios

Los ganaderos colombianos manifestaron su preocupación por el fuerte verano que azota los hatos de la costa norte y que ya reporta la muerte de varios bovinos y el sacrificio de muchos que aún no han cumplido el ciclo de engorde. En ese orden de ideas, explican, hay menos oferta y mayores precios.

 

El director técnico de la Asociación de Criadores de Ganado Cebú (Asocebú), Germán Gómez, le dijo a Confidencial Colombia que lamentablemente hay varias ganaderías e inclusive socios comerciales del gremio que están en una dura crisis que raya e tragedia desde el punto de vista productivo. “La costa caribe está muy impactada por este fenómeno, hemos tratado de prepararnos, pero los tiempos tan largos no permitirán que sean suficientes lo acopios de alimento”.

 

Comentó que se hace urgente el apoyo estatal lo cual no es fácil porque hay que movilizar animales para otras zonas, asunto que acarrea costos importantes y todo sumado muestra que la producción se fue al piso porque no hay alimento ni suplementos para el ganado, hoy se habla de la supervivencia de los bovinos.

 

De igual forma hay líos con los partos y la preñez de las vacas por el tema de alimentación y para colmo de males algunos ganaderos han tenidos que vender a precios muy bajos las vacadas de cría porque no hay forma de sostenerlas.

 

Al cierre de la Exposición Nacional Ganadera que se cumplió en Corferias, Asocebú no descartó que se venga una disminución del hato lo cual tiene que ser una preocupación estatal toda vez que se trata, no de apagar un incendio, sino de fomentar políticas productivas sin contratiempos y sobre la base de la planeación.

 

Gómez precisó que el aumento en los precios de la carne es un hecho porque no hay terrenos para cebar y los que hay son muy costosos, de manera tal que los precios se vendrán al alza, inclusive en el tema de lácteos porque hay una producción lechera, también de la costa, comprometida con el verano.

 

Explicó que la carne tendrá mayor valor por el hecho que no se consiguen animales terminados pues un ternero de desteto está costando el doble que hace seis meses, pues en ese tiempo el kilo en pie estaba en 3.000 y 3.200 pesos, hoy ese mismo kilo está 4.500 pesos con la tendencia de mayor aumento porque son cada vez menos los animales listos para sacrificio.

 

“Estamos preocupados porque la falta de políticas integrales para el sector agropecuario está redundando en la masiva venta de fincas y hatos así como de la salida de campesinos del sector, asunto delicado en el mediano y el largo plazo porque se trata ni más ni menos que de la seguridad alimentaria”, sostuvo el señor Gómez.

 

El vocero de Asocebú lamentó que algunos tomen decisiones tan de confort como vender fincas o tierras para la construcción pues hay un 80 por ciento de ganadería que es extensiva o semi-extensiva que es la marcará la diferencia en la producción de carne y leche para la demanda interna.

 

“Nos va a pesar en el corto plazo tener que importar todo lo que el país anteriormente producía”, aseveró el director técnico de Asocebú.

 

Los productores están preocupados


Mauricio Giraldo es un ganadero de Sincelejo que también expresa su preocupación aun cuando anotó que para el caso de Sucre, los ganaderos se están preparando con el almacenamiento de forrajes, específicamente de silo de maíz y con la conservación de heno tecnificado.

 

Dijo que indiscutiblemente movilizar los animales hacia otras zonas tiene un costo mayor, situación que obliga a vender reses para evitar problemas de caja.

 

Giraldo reveló que infortunadamente la cosecha de alimento para el ganado estuvo escasamente por la mitad de lo esperado para este año. Dijo que la situación apunta a mayores costos en la carne porque como lo dice la regla de la economía, lo que más vale es lo que no hay.

 

“Adolecemos de políticas agropecuarias de estado y de fortalezas institucionales que nos ayuden a sobrellevar estos problemas que hoy tenemos pues venimos con fuertes veranos desde noviembre desde el año pasado, el agua que ha caído en la zona es mínima toda vez que hablamos de 250 milímetros de agua lo cual es irrisorio”, dijo.

 

El ganadero dijo que en Sucre también es usual la venta de fincas y hatos porque la ganadería es una labor insostenible en donde los costos de producción son muy altos y de baja rentabilidad para lecheros y cárnicos.

 

Ahora, dicen, viene todo el impacto de los TLC porque los productores tendrán que competir con leche o carne importada de menor precio y con ayudas estatales en los países de origen.

 

También en Córdoba


El señor Juan Pablo Castilla, prepara viaje para Montería en donde tiene su actividad ganadera en una finca muy cercana a esa ciudad, el asunto es que va prevenido por el tema climático porque tiene una inversión importante en ganado que puede perder si no hay una contingencia que opere en el corto plazo.

 

“El asunto es muy duro, pero el miércoles llegaremos a la casa para poner todo en orden y mirar con más tranquilidad la situación. Por lo pronto vendimos en Bogotá, ganamos premios con la ganadería y ahora nos tocará enfrentar la realidad”, dijo.

 

Este criador de Brahaman rojo se puso en las manos de Dios y dijo que hay que estar preparados para enfrentar el fuerte verano porque las lluvias fueron escazas lo que sin duda provocará mayores precios en la carne y en la leche que ha mermado preocupantemente su producción. “Cualquier ajuste al alza en los precios no es culpa del productor, es una cuestión de oferta y demanda que en este caso tiene como gran responsable el fenómeno de El Niño”.