El jean, un perfecto comodín

El jean, la prenda más democrática de la historia de la moda, es el perfecto comodín del guardarropa femenino. Existe el “jean” idóneo para cada mujer, tan solo hay que buscarlo.

La mujer necesita un par de pantalones jeans que le sienten como un guante y le permita salir a la calle con seguridad, sin dudas ni complejos. Las firmas más importantes invierten en I+D para perfeccionar patrones y trazar cortes estratégicos que se adapten a la mujer, independientemente de su fisionomía.

El jean nació para hacer frente a los más duros trabajos y hoy es una prenda comodín que se mueve a sus anchas tanto de día como de noche.  Esta temporada están en auge los modelos pitillo y también los diseños de talle alto.

Anuncios

Desde que en 1873, Levi Strauss confeccionara con telas resistentes pantalones para que los buscadores de oro y los agricultores trabajaran con comodidad, el jean mantiene su esencia, aunque a lo largo de su vida ha variado el diseño y ha ganado en comodidad.

Desde finales de los años 80, los jeans desgastados y rotos siguen en auge, ahora los favoritos son los que están rotos con cierta gracia en parte de la rodilla y deshilachados en la parte inferior. Hoy los “jeans”  ni tienen reservado el derecho de admisión en la oficina ni se han quedado relegados al estilismo de campo.

NO TODOS LOS MODELOS SIENTAN BIEN.

En cada armario femenino o masculino aparecen, al menos, dos o tres jeans con distintos patrones, lavados y terminaciones. Muy estrechos, con pata ancha, rectos, rotos, desgastados, lavados a la piedra, bordados con hilos de oro, con parches de ante, con las rodilleras rasgadas, con incrustaciones de tachuelas  o de  “strass” y en varios colores.

A pesar de los cambios,  el jean está  de moda, pero ¿por qué levantan tanta fascinación?, según la estilista Pepa Fernández, el éxito de este pantalón radica en  “su versatilidad y personalidad para adaptarse a las diferente situaciones”.

Sin embargo, encontrar el idóneo puede llegar a convertirse en una gran odisea. “No todos los modelos sientan igual, ni todas las mujeres tienen la misma figura, por ello se debe buscar el que mejor realce la figura”,  puntualiza Fernández, quien asegura que “nadie se debe dejar llevar por la tendencias, sino por los patrones que favorezcan”.

En el  mercado existen cientos de modelos, la mayoría cómodos y muy sexys, tan solo hay que dejar la pereza a un lado buscarlos y probarlos. Pepa Fernández ofrece algunas pistas y consejos para que facilitar la tarea.
 
Los modelos anchos, de corte masculino con bolsillos laterales  y cintura baja suele sentar muy bien, sobre todo para aquellas mujeres que quieren esconder algún kilo de más. “Si no se supera los 160 centímetros, se debe apostar por otro patrón”, dice la estilista quien aconseja combinarlos con camisetas, blusas y tacones.

El pantalón jean, modelo “boot cut”,  ajustados a la cadera y ligeramente acampanados favorecen tanto a las mujeres delgadas como a las que poseen curvas. “Los botines y los zapatos de tacón son su mejor compañero de viaje”, comenta Fernández.

El clásico jean recto jamás pasa de moda. Cómodo y favorecedor, resulta también ideal para ir a la oficina, eso sí combinado con chaquetas y blusas.
 
El pitillo es el más deseado. Las famosas han convertido este modelo en la prenda fetiche de la noche, más cuando se combina con  “top” lencero y chaqueta tipo esmoquin. “Lamentablemente,  no sienta bien a todo el mundo, quedan reservados para las mujeres altas y delgadas. Hoy, arrasan combinados con tacones de vértigo y divertidas camisetas”, indica.
 
Los “jeans” de cintura alta, además de dibujar unas piernas interminables,  disimulan los kilos de más. Son ideales para las mujeres que desean  esconder los michelines y la tripa.

JUNTO A LA COSMÉTICA.

El jean se ha unido a la cosmética para plantar batalla a la celulitis. Un pantalón impregnado con vitamina E y partículas de cafeína y de castaño de indias disuelven la acumulación de grasa y mejoran la circulación sanguínea.

Este milagroso modelo se llama ‘Eve Cosmetic’ y “es un auténtico tratamiento cosmético capaz de llegar a reducir hasta 1,6 centímetros de contorno en caderas y muslos”, dice a Efe Luca Berti, diseñador italiano, pionero en lanzar al mercado los jeans “pin-up”, ideados para realzar y remodelar la figura femenina.

¿Cómo funciona? “Es muy sencillo, basta con ponerlo, ya que esos principios activos actúan mientras la mujer hace su vida habitual, bien sea sentada en la oficina o caminando por la calle”, concluye Luca Berti.

Carmen Martín.
Efe-Reportajes.