Actualidad

El inesperado Santa Fe de Gustavo Costas

Publicidad

 

El León, calladito, sigue sumando finales. Llevan once en cuatro años y pueden conquistar su novena Liga si vencen a Tolima. De lograr cuatro puntos en estos dos encuentros se proclamarían como el mejor equipo de Colombia en 2016. Gustavo Costas ha conseguido levantar un conjunto deprimido por Alexis. 

Pocos contaban con Santa Fe a comienzos de estos play off. El conjunto cardenal ha sorprendido a propios y extraños colándose en la final y con una oportunidad de oro para alzar la novena. Solo les falta una última prueba para completar la epopeya. Si vencen a Tolima serán dignos campeones del torneo y de lograr cuatro puntos en la final se proclamarían como el mejor equipo de Colombia en 2016.

 

Así de caprichoso es el fútbol. Un equipo que ha vagado con bastante irregularidad a lo largo del año está a un paso de llevarse el premio gordo. Aparentemente es un conjunto sin demasiadas virtudes pero sus números hablan de una escuadra eficaz cuando se lo propone. Santa Fe suma un invicto de trece partidos. No pierde un partido desde el pasado 11 de septiembre, desde donde han encadenado una racha de nueve victorias y cuatro empates. En los play off se han mostrado intratables cediendo solo el empate en el encuentro de ida contra Nacional por tres victorias (9 goles a favor y solo dos en contra).

 

Su fortaleza se basa en al fiabilidad de sus delanteros, Ánderson Plata y Osorio Botello con siete goles cada uno, y una solidez defensiva -son el equipo menos goleado del campeonato-. Siempre bien asistida por el nuevo cerebro del equipo, Jonathan Gómez. El volante argentino ha tomado el relevo de Ómar Pérez y es en estos momentos el verdadero arquitecto de la plantilla. Gómez no es el clásico mediapunta creativo pero goza de un desplazamiento en largo privilegiado, su bota derecha es una mina en los balones parados. Los cardenales han aprovechado el gran momento del argentino y sobre todo de Ánderson Plata para puntuar con una eficacia demoledora.

Publicidad

 

El técnico Gustavo Costas cogió un equipo deprimido que le dejó su predecesor Alexis, y lo ha levantado gracias a un trabajo silencioso. Poco se valoró su anterior época en el León, pero cierta parte de culpa pudo tener en el éxito posterior de Pelusso. El entrenador argentino conecta a la perfección con el sentimiento cardenal. Sabe como sacarle jugo a una plantilla limitada de efectivos a la que multiplica el rendimiento con constancia en el sacrificio de sus jugadores -que se identifican con su idea de juego- y vigor en las dos áreas. Es un equipo que se puede sentir cómodo con o sin el balón y son un peligro seguro a pelota quieta.

 

Sin llamar la atención como otros grandes, Santa Fe se está ganando los méritos como para considerarlo así gracias a su época dorada. Esta será la undécima final en apenas cuatro años. En este periodo ha conquistado dos Ligas, dos Superligas, una Suruga Bank y la Sudamericana. Callados, siguen sumando finales y paradójicamente puede proclamarse como el mejor del año en Colombia si obtiene cuatro puntos contra Tolima -está tercero con 81 puntos en la reclasificación por 83 y 84 de Dim y Nacional-.

 

 

Previous ArticleNext Article