El Hay Festival en Blanco y Negro

La literatura, el cine, la filosofía, la arquitectura, la gastronomía, el periodismo y la música fueron los temas centrales de más de 100 encuentros del Hay Festival Cartagena de Indias 2013 en los que participaron más de 110 invitados entre escritores, periodistas, músicos, filósofos, cineastas y pensadores. Confidencial Colombia hace un resumen de lo más destacado del festival.

Con ciento diez invitados de más de 25 nacionalidades y más de 47 mil asistentes en los diferentes 119 eventos organizados, se clausuró ayer el Hay Festival Cartagena de Indias. El Festival creció significativamente en audiencia dado el trabajo continuado con niños y jóvenes en programas de lectura durante todo el año en tres municipios de Bolívar y en localidades de Cartagena donde participaron más de 7 mil niños.

 

Anuncios

En su octavo año consecutivo, este evento presentó a sus asistentes una variada agenda que, además de ofrecer diversos conversatorios en las ocho sedes del festival y ocho localidades de Cartagena, incluyó por primera vez el Hay Joven, una programación especial a la que tuvieron la oportunidad de asistir gratuitamente jóvenes universitarios; así como el Hay Verde Medellín, el cual se llevó a cabo por primera vez en Colombia y contó con encuentros de expertos en temas de sostenibilidad ambiental y social. Así mismo, se realizó el Hay Festivalito Comunitario para niños y jóvenes y un día completo de programación en el Hay Festival Riohacha.

 

Se repartieron 12 mil ejemplares del periódico “Hay para contar” entregados durante los cuatro días del festival, que cubrieron cerca de 200 periodistas de más de 10 nacionalidades.  En adición, el seguimiento en redes sociales también fue el mayor reportado hasta ahora, con 4.500 usuarios en Facebook y 4.700 en Twitter interactuando permanentemente.

 

Los organizadores no sólo se llevan el triunfo con estas cifras reportadas, sino que también merecen un reconocimiento por la calidad de los invitados y la clara organización de los eventos. Sin duda, la mayor parte de los asistentes a las diferentes charlas salieron satisfechos con los contenidos y la coherencia de estos con los autores invitados.

 

Los más comentados y elogiados durante el encuentro fueron los Nobel, Mario Vargas Llosa y Herta Müller. El nobel peruano se destacó en su charla acerca de  su novela “La ciudad y los perros”, en donde reflexionó sobre los autores que lo influenciaron, su infancia e inicios como escritor, sobre el “boom latinoamericano”, y más adelante en su charla con Sir Julian Barnes, sobre la prosa de Flaubert, y la magia particular de Madame Bovary, donde ambos se llevaron aplausos entusiastas por sus agudas ideas sobre la novela.

 

Por su parte, Herta Müller conmovió a los espectadores tratando de resumir su relación con la literatura y el horrible desamparo provocado por la dictadura del régimen comunista de Nicolae Ceausescu.

 

También el reconocido cineasta español, Alex de la Iglesia habló sobre la escritura en el cine, los sueños y el significado del humor en su trabajo. Los asistentes no pararon de reír por cuenta de sus comentarios siempre críticos pero cargados con un humor de doble sentido que el público respondía con aplausos.

 

Una de las sorpresas más emotivas del Hay Festival  fue la visita de Lila Azam Zanganeh, autora de origen iraní que con su sencillez y dulzura logró atrapar la atención del público al hablar de los lectores creativos, del papel de los escritores como ladrones de otros y de la importancia del lenguaje en los escritores exiliados.

 

También es justo resaltar que hay cosas por mejorar, y que los asistentes a algunos eventos se mostraron decepcionados por la pobre dirección de los moderadores, como Alejandro Santos quien, a pesar de contar con invitados de lujo como Fernando Savater, Jon Lee Anderson, Ricardo Ávila, Gioconda Belli y Elsa Osorio, no logró resultados interesantes en las respuestas de sus invitados.

 

Otra decepción fue la conferencia ofrecida por Paul Dolan sobre la felicidad. El reconocido catedrático y escritor fue emotivo y divertido, pero su conferencia no tuvo el nivel que los asistentes esperaban al considerar su charla del mismo nivel que las de Jorge Duque Linares. Dio consejos y explicaciones generales sobre la felicidad, pero no consideró los aspectos teóricos y filosóficos que era lo que los espectadores esperaban.

 

Con estos resultados y comentarios, los colombianos esperamos la novena versión del festival con ese mismo entusiasmo por la difusión cultural y del pensamiento, reunidos en la maravillosa ciudad de Cartagena.