El entorno de Cristiano Ronaldo genera dudas en el Real Madrid

El entorno de Cristiano Ronaldo no tiene claro que el delantero del Real Madrid vaya a seguir en la capital esta temporada. Al menos, no cierra la puerta a que el futbolista deje el Bernabéu en lo que queda de mercado estival, que se cierra el 31 de agosto a las doce de la noche.

 

El diario El País cita palabras textuales de ese entorno para aseverar que la crisis abierta en julio a propósito de su supuesto fraude fiscal sigue abierta.

 

“Por ahora solo está centrado en trabajar. Está enfadado por los cinco partidos de sanción y está trabajando igual que siempre con el equipo, pero no podemos garantizar si se queda o se marcha. Veremos qué va a pasar de aquí al 31 de agosto”, cita El País en la información en la que analiza la situación de CR7.

 

Este mensaje cuando parecía que su posible desepdida estaba olvidad, ha causado cierto recelo en Madrid. Hay que recordar que en el club blanco iniciaron la pretemporada asegurando en público y en privado que su jugador franquicia continuaría bajo las órdenes de Zidane. Sin embargo, en los últimos días han surgido “injusticias” (en palabras del propio Cristiano) que podrían hacer que el futbolista reavivara su deseo por cambiar de aires.

 

El primer hecho fue su expulsión ante el FC Barcelona por doble amarilla. La primera, por quitarse la camiseta; la segunda, por (supuestamente) simular penalti. Cristiano cree que era penalti. Tanto le enfadó ver la roja, que empujó ligeramente al árbitro, a De Burgos Bengoechea. Éste lo reflejó en el acta y el Juez Único de Competición castigó al delantero con cuatro partidos (más el que le cayó por la doble amarillo). Ésta fue la segunda “injusticia”. La tercera llegó ayer. El Real Madrid recurrió, pero Apelación desestimó su recurso. “Una decisión incomprensible. De injusticia en injusticia. Y como siempre volveré más fuerte. Gracias a todos los que me han apoyado”, escribió en su Instagram.

 

Ahora este mensaje del entorno de Cristiano ha hecho saltar las alarmas, aunque desde el Bernabéu se sigue vendiendo un mensaje de tranquilidad.

 

En todo caso, en la zona noble recuerdan que Cristiano Ronaldo tiene una cláusula de 1.000 millones de euros, una cantidad inasumible para cualquier entidad del planeta. Todo lo que esté por debajo de estos (galácticos) guarismos obliga a una negociación que el Real Madrid jamás aceptará. Al menos eso se transmite ahora.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook Twitter