El efecto Bluman desata una moda

Después de las brillantes presentaciones que han entregado el joven deportista colombiano Daniel Bluman y su yegua Sancha  en los Juegos Olímpicos, este deporte se volverá una tendencia entre los jóvenes del país.

“El trabajo que se ha venido desarrollando en la Federación ha dejado frutos muy positivos. Estamos apoyando más de 100 jinetes, todos ellos muy jóvenes, que han llevado el nombre de Colombia en las mejores competencias a nivel mundial”, dijo el presidente de la Federación Ecuestre de Colombia, César Camargo.

 

Pese a que se considera que este es un deporte para personas que cuentan con un buen presupuesto, ya que la falta de patrocinios en estas disciplinas es  casi nula, la Federación ha trabajado para masificarlo. “Con esta excelente actuación de Daniel Bluman en Londres 2.012 y en otros grandes eventos, la gente se ha empezado a fijar en el deporte ecuestre. Adicional a ello, apoyamos a todos los jinetes colombianos en los torneos internacionales y queremos tener nuestra sede propia para que más personas lleguen a practicar en los caballos”, afirmó Camargo.

 

Pero realmente lo que hace que esta disciplina sea cara es que los caballos para estas competencias pueden costar, según la Federación Ecuestre de Colombia, desde $1 millón, para los jinetes que hasta ahora comienzan, hasta los US$ 200 millones, que son ejemplares que suelen montar las celebridades del deporte.

 

Hoy son varios los lugares en el país que se dedican a desarrollar a los atletas. Ellos tienen la opción de aprender las diferentes ramas de las competencias ecuestres: salto, adiestramiento, prueba completa, endurance y vaulting.

 

Los precios de estos sitios oscilan entre los $200.000 y  $500.000 para todos aquellos jóvenes que quieran llegar a ser como Bluman. Este precio puede variar dependiendo de los servicios que se presten en la academia, es decir, si usted tiene su propio caballo, tiene que pagar mucho menos.

 

¿Cuánto invertir en la equitación?

 

Si usted o su hijo están interesados en practicar equitación debe saber que, a parte del caballo, usted debe velar por su cuidado, así como también tiene que tener en cuenta que para las presentaciones siempre se debe lucir de una forma elegante.

 

Los caballos deben tener un responsable de su cuidado y su mantenimiento diario, para ello se debe contratar un palafrenero, quien tiene que estar capacitado  en primeros auxilios veterinarios, debe tener un alto nivel de compromiso y sensibilidad  hacia los animales, además se tiene que comprometer a participan activamente en el cuidado, transporte y bienestar de los caballos de alta competencia.

 

Adicional a este experto, es necesario que el animal tenga un instructor profesional, quien se encargará de enseñarle los trucos al caballo para que supere todos los obstáculos en las diferentes competencias en las que participe.

 

Para cada una de las disciplinas ecuestres los equipamientos son totalmente diferentes y tanto jinetes como caballos deben estar a la altura para competir. Si usted va a cualquier almacén en su ciudad y quiere tener la misma pinta que lleva puesta en sus competencias Bluman, debe adquirir un casco que puede costarle entre $1.000.000 y $1.400.000, la casaca le cuesta entre $1.500.000 y $1.800.000, el briche (pantalón) le vale entre $700.000 y $900.000, las botas están entre $1.000.000 y $1.800.000, también debe comprar una camisa especial que cuesta $1.400.000, la corbata y los guantes valen $130.000 cada uno.

 

Las celebridades que son jinetes

 

Los herederos de las celebridades más influyentes  son aficionados a los caballos. Las hijas de Bill Gates, Michael Bloomberg o Bruce Springsteen participaron en la selección preolímpica de Estados Unidos para integrar el equipo de hípica que representa a su país en Londres 2012.

 

Athina Onassis, Carlota Cassiraghi o Marta Ortega, la hija del propietario de Inditex, Amancio Ortega, también tienen establos en los que se encuentran estos animales.