Actualidad

El calvario judicial de DSK revive con ‘Welcome to New York’

Publicidad

El film del director estadounidense Abel Ferrara, está basado en el escándalo sexual que protagonizó el reconocido político francés Dominique Strauss Kahn y por el cual se vio obligado a renunciar a la dirección del Fondo Monetario Internacional. El estreno de la cinta Welcome to New York, está previsto para el próximo 30 de octubre en las salas de cine de Colombia. 

En mayo del 2011 la captura en Estados Unidos de Strauss-Kahn sacudió fuertemente a la prensa internacional, y como no hacerlo si se trataba de uno de los personajes más importantes e influyentes en la política francesa. En ese momento DSK, como se conoce al político, era el director del Fondo Monetario Internacional, cargo que aceptó para obtener un lugar que le permitiera después aspirar a ser candidato a la presidencia de Francia, lo que no iba a ser muy difícil ya que era el gran favorito de la izquierda para derrotar a Nicolas Sarkozy en 2012.

 

Pero todo se vino abajo cuando el 14 de mayo de 2011 Nafissatou Diallo, una inmigrante guineana y madre soltera que trabajaba como camarera en el Sofitel New York Hotel, denunció haber sido víctima de agresión física y abuso sexual por parte del diplomático cuando entró a hacer la limpieza de la suite 2806 en la que este se alojaba. La mujer aseguró que DSK salió desnudo del baño, la golpeó, intento violarla y finalmente la obligó a practicarle sexo oral.

 

La justicia del país norteamericano no se hizo esperar y efectuó la captura del político en el aeropuerto JFK al día siguiente, horas antes de que pudiera partir a París en un vuelo de Air France. El avión estaba a punto de despegar, pero una llamada hecha horas antes por el diplomático para verificar si uno de sus celulares se había quedado en su habitación en el hotel, lo delato.

 

Horas después de su captura, la víctima del abuso sexual lo identificó durante una rueda de reconocimiento. En primera instancia, el político negó haber tenido contacto sexual con la camarera y gracias al apoyo de su esposa Anne Sinclair, reconocida periodista francesa, fue trasladado de la cárcel Rikers Island a un apartamento en Nueva York, para ser puesto en detención domiciliaria. En la audiencia que tuvo lugar el 6 de junio de ese año, se declararía formalmente inocente.

 

Strauss Kahn contrató entonces a Benjamín Braftman como su abogado, quien era reconocido por llevar casos de importantes personalidades como Michael Jackson.

 

Braftman y el resto de abogados contratados por el diplomático, iniciaron una investigación que permitiera dejar en libertad a su cliente. Dentro de esta, encontraron que la camarera, anteriormente había mentido a la justicia para obtener su residencia en los Estados Unidos. Pero lo más grave fue cuando se detectó una grabación telefónica en la que sugería la intención de obtener dinero por el caso.

 

En consecuencia, un juez del tribunal penal de Nueva York justificando irregularidades en el testimonio de la víctima, levantó los cargos contra DSK el 1 de julio, dejándolo libre bajo palabra pero sin cerrar la investigación del caso.

 

Un mes después saldrían a la luz los resultados de los exámenes médicos practicados a la víctima horas después de la presunta agresión, hecho que no resultó favorable para el político ya que la conclusión del informe médico del hospital St. Luke’s Roosevelt de Manhattan, fue que Nafissatou Diallo había sido violada, por lo que DSK sería citado a los juzgados de Nueva York nuevamente.

 

Publicidad

Un giro inesperado dio el caso cien días después de que empezara el escándalo, cuando el fiscal encargado Cyrus Vance confirmó por medio de una carta la imposibilidad de declarar culpable de los cargos a Strauss Kahn, argumentando que las pruebas evidenciaban una relación sexual entre el diplomático y la camarera, pero no la agresión de la que hablaba la víctima. Aseguró que las mentiras de la mujer en los distintos testimonios eran abrumadoras y que hacían imposible que el jurado creyera su versión de los hechos.

 

Así, la justicia de Estados Unidos levantaría el 23 de agosto de 2011 los cargos contra el político francés, siendo fuertemente cuestionada y acusando al fiscal de “protagonismo mediático”. De esta manera se daba por cerrado el caso que ensució la imagen de los que muchos creían el próximo presidente francés.

 

No obstante quedaron en pie dos problemas más para Strauss Kahn. Una demanda civil que levantó la camarera en su desespero por encontrar culpable y ver detrás de las rejas a su presunto agresor, lo que muchos consideraban como un simple interés por obtener dinero; y una situación paralela en Francia impulsada por una periodista que dijo haber sufrido un intento de violación por parte del diplomático años atrás.

 

Cuatro meses después de ser detenido en Nueva York, el político francés regresó a París. En un masivo despliegue mediático en el recibimiento a su país, muchas dudas asaltaban entonces su futuro político, pues de ser el favorito para llevarse la presidencia de Francia pasó a la desaprobación de más del 50% de los ciudadanos franceses a su candidatura.

 

En ese momento hizo las primeras declaraciones a la televisión francesa admitiendo que su encuentro sexual consensuado, según él, con la camarera en Nueva York fue un error moral que iba a lamentar toda su vida, ya que este hecho lo llevó a dejar su cargo en el FMI, igual que a sus aspiraciones a la presidencia de Francia y destruyó su matrimonio con la periodista francesa Anne Sinclair.   

 

El escándalo que inspiró el film dirigido por Abel Ferrara no es el único que ha enfrentado el político. También fue acusado de intento de violación por una periodista 30 años menor que él y en julio de 2013 volvió a los juzgados, esta vez en Francia, para responder por proxenetismo agravado, caso por el que fue inculpado pero quedó en libertad después de pagar una fianza de 100.000 euros.

 

De la misma forma cerró un millonario acuerdo con la camarera de Nueva York poniendo fin a la demanda civil que esta levantó en su contra. Los medios franceses hablaron de que 6 millones de euros fueron pagados por el político a la mujer.   

 

Strauss Kahn en los últimos años no ha dejado de estar envuelto en este tipo de escándalos, el año pasado compareció ante los tribunales franceses para que no se publicara “La Bella y la Bestia” un libro escrito por su ex amante argentina Marcela Lacub, que ventilaba las intimidades de su amorío. Finalmente el libro se publicó al igual que la controversial “Welcome to New York” que después de ser presentada sin alfombra roja y al margen del festival de Cannes, llega a los cines colombianos este mes.

 

 

Publicidad
Previous ArticleNext Article