El amor de “3”

Del director alemán Tom Tykwer, conocido por películas como “El Perfume”, “Corre Lola, Corre”, se estrenó ahora en las salas del país la película “3” que recrea una historia sobre las intensas y complejas relaciones humanas y los matices del amor polígamo.

Simon y Hanna, los personajes del film, llevan veinte años de relación y una vida acostumbrada a la monótona cotidianidad de la sociedad alemana; a las situaciones comunes de la vida en las que, a pesar de sentir amor, se disfraza una gran carencia de deseo. La historia se vuelve más compleja cuando cada uno se enamora por separado de Adam, un hombre que parece poseer una vida plena que satisface y complementa a la pareja y revitaliza en ellos la afectividad sexual. Todo se complica cuando se descubre el delicado velo que cubre el trío amoroso. La trama de la película no es sobre un capricho sexual, ya que de hecho todos terminan enamorados y se necesitan mutuamente para ser felices.

 

El director logra armar una historia con tramas adyacentes y finalmente construye a través de sus elementos la pregunta que inquieta al espectador: ¿es posible el amor entre tres? En varios momentos de la película se trata de argumentar el conflicto de los personajes a través de breves menciones filosóficas y sicológicas y nos muestra la realidad de una faceta del amor, cuyo final es tan sólo una de las posibilidades.

 

El romance que se nos presenta puede ser más común de lo que pensamos. En esta película se destaca el comportamiento de los personajes movidos por una cultura europea con menos prejuicios que la nuestra, pero lo que nos atrapa es la tensión que causa el amor, genera inquietudes en las personas y que las vuelve libres o esclavas de sus deseos, de sus emociones y en general de los complementos que en ciertos momentos los seres humanos necesitamos para sentir a plenitud.

 

En nuestra tradición se nos han recalcado valores morales que muchas veces van en contra de nuestras pulsiones y esta película es una muestra de la decadencia de la monogamia y el florecimiento lento de relaciones de “poliamor”, basado en la comunicación franca, el respeto mutuo y la libertad de sus miembros. 

 

La realización de la película tiene elementos creativos que aportan al espectador una propuesta narrativa interesante. Hay cohesión en su realización y es una buena oportunidad para reflexionar sobre las tradiciones morales y la existencia de relaciones no convencionales.

 

 

Trailer: 



Salas de Cine: Cinemanía