Dos miradas al TLC con Europa

Mientras el ministro de Comercio, Sergio Díaz-Granados, sostiene que la entrada en vigencia del TLC con la Unión Europea representa “un día histórico para la economía colombiana”, el senador del Polo Democrático, Jorge Enrique Robledo, lo califica como ilegal.

Para Robledo decir que Colombia puede competir contra una potencia como esa es un engaño a la gente.

 

“Esto de los TLC es la misma política de apertura que empezó Gaviria y ahora se ve la destrucción del agro y de la industria. El país hoy por hoy se está ‘desagronizandose’ y desindustrializándose cada vez más por las políticas de comercio y así las pérdidas seguirán aumentando”.

 

Quienes defienden el acuerdo afirman que Colombia tiene muchas oportunidades de abrirse a mercados nuevos, cuestión que es calificada por el senador Robledo como una falacia.

 

Aseguró que “el que disminuyó sus aranceles fue el país. La Unión Europea básicamente no tuvo ningún cambio y continúa estando igual. Lo que Colombia consiguió de acceso al mercado Europeo fue por el sistema general de preferencias (GSP) que está en el país hace más de diez años. Lo que sucede es que ahora este sistema hace parte del TLC, pero en realidad no se va exportar nada nuevo y en cambio sí van a aumentar las importaciones en grandes proporciones”.

 

“Colombia va a tener pérdidas agrícolas muy grandes, como lo es en el caso del sector lechero y al sector industrial que seguramente le ira muy mal”, aseguró el senador.

 

Pero del otro lado, el representante a la cámara Telésforo Pedraza, coordinador ponente para presentar informe sobre la conveniencia del acuerdo, está convencido de que la puesta en marcha del acuerdo le va dar al país una serie de beneficios y de ventajas a las exportaciones en la UE, pues muchas de ellas van a  reducir los aranceles frente a lo que hoy se está cobrando.

 

“El mundo ya no nos mira como el país dedicado al narcotráfico, a pesar de que aún tenemos este tipo de problemáticas y tenemos el tema de las guerrillas, a pesar de esto el mundo nos ve como un país confiable para la inversión; Como un país que  todos los días se está impulsando, desarrollando y ampliando las posibilidades de tener muy buenas relaciones internacionales” afirmó Pedraza.

 

El representante sabe que hay asimetrías en varios sectores y muchos de estos no están de acuerdo con la firma del TLC, sin embargo, piensa que lo que le espera a Colombia es un inmenso panorama,  que también compromete al sector privado e invita a los sectores a que se ayuden a sí mismos y estén en constante innovación y modernización.

 

Pedraza recalca que Europa es el continente más poblado, con más de 500 millones de ciudadanos, lo que quiere decir que tiene una gran cantidad de consumo con muchas posibilidades. También destaca la posibilidades de transferencia de tecnología, como una de las prometedoras alternativas para continuar aumentando la inversión extranjera.

 

Sin embargo, el representante a la cámara es consciente de que a este acuerdo le falta sortear aún varios obtstáculos.

 

Uno de ellos es la pobre Infraestructura.  Mientras siga teniendo las autopistas atrasadas, no haya la debida adecuación de ferrocarriles, ni buenas vías, el país no podrá ser competitivo.

 

El acuerdo se encuentra en vigencia provisional desde este mes, mientras la Corte Constitucional hace la revisión correspondiente para estudiar su exequibilidad y, en tal caso, declararlo formalmente en firme.