Notice: Trying to access array offset on value of type bool in /data/confidencialcolombia.com/wp-content/plugins/all-in-one-seo-pack/admin/aioseop_module_class.php on line 1725

Diez mil muertos solo en la ciudad Tacloban: ONU

Después de que las autoridades declararan el estado de emergencia en la ciudad de Tacloban en la isla de Leyte, unos 580 kilómetros al sureste de Manila, la ONU anunció que fueron 10.000 victimas las que cobró el fenómeno natural solo en esta parte de Filipinas. 

Inicialmente la Organización de Naciones Unidas había anunciado  que los 10.000 muertos era la cifra en total de toda la tragedia. Sin embargo, este lunes, la ONU anunció que está cantidad de victimas se presentó solo en la cuidad de Tacloban. La cantidad total en todo el país es incierta.

Por su parte, el presidente de Filipinas, Benigno Aquino, declaró hoy el estado de calamidad en todo el país a raíz de la devastación causada por el tifón Haiyan, que azotó el archipiélago filipino el pasado viernes. Aquino, quien visitó la ciudad de Tacloban, en la isla de Leyte hizo el anuncio durante un mensaje emitido por televisión.

Anuncios

 

Con esta declaración, el Gobierno filipino podrá imponer precios máximos a los artículos de primera necesidad y controlar los artículos para evitar la especulación y el acaparamiento de bienes, como medicamento o productos derivados del petróleo, informó el canal “GMA”. Al menos el 70% de los edificios de Tacloban, incluidos varios del aeropuerto como almacenes y la torre de control, quedaron destruidos tras el paso del tifón Haiyan el pasado viernes.

 

La falta de víveres de primera necesidad ha hecho que la situación en la población sea insostenible, a la par que miles de personas buscan y ruegan por un asiento en los helicópteros militares para abandonar la ciudad. 

 

El pillaje y los saqueos en los supermercados han sido un continuo en la ciudad, en la que los medios locales reportaron que una turba de gente desesperada atacó un convoy de la Cruz Roja con un cargamento de ayuda. El portavoz de Defensa Civil, Reynaldo Balido, declaró que el restablecimiento del orden en Tacloban y otras áreas cercanas es una de las “principales prioridades”.

 

“Deambulan como zombies en busca de comida”


Lynette Lim, cooperante de la ONG Save the Children, vivió en primera persona el caos. “La tormenta fue enorme, había ventanas estallando constantemente, tejados que salían volando, desperdicios por todas partes.En mi vida he visto nada igual”, explicó a Efe Lim, que recuerda como la tormenta duro seis largas horas. El edificio en el que se encontraban los trabajadores de Save the Children quedó parcialmente dañado, con ventanas reventadas y parte del tejado desaparecido, pero el resto de las construcciones no corrieron la misma suerte y la ciudad quedó “completamente arrasada”. “Cuando salimos del edificio se veían muchos cadáveres por las calles. Las familias volvían a sus casas para ver qué quedaba de ellas, pero obviamente no había nada”, asegura la cooperante.

 

Además, los servicios de rescate han informado de que el tifón ha dejado al menos otros 300 muertos y más de 2.000 desaparecidos en la provincia de Samar. Las autoridades todavía no han podido llegar a la ciudad de Guiuan, el primer punto de contacto del tifón, donde residen 40.000 personas. Baco, una ciudad de la provincia de Mindanao Este donde viven 35.000 residentes, se encuentra sumergida al 80%, según Naciones Unidas.

 

“La gente va como zombis en busca de comida. Es como una película”,declaró la estudiante de Medicina Jenny Chu a la agencia de noticias Reuters desde Leyte.

 

La mayoría de las muertes se deben a una súbita crecida de seis metros del nivel del mar que se ha llevado por delante casas, vehículos y ha sumergido bajo sus aguas a decenas de miles de personas en lo que es desde hoy uno de los peores desastres naturales de la historia del país, con vientos constantes de 313 kilómetros por hora y rachas que han rozado los 400, muy por encima de la categoría 5, que describe a los huracanes más poderosos.

 

Tacloban, una ciudad costera de 178.000 habitantes, está inundada y los supervivientes llevan horas saqueando las tiendas en busca de alimentos y otros bienes de primera necesidad. Todas las localidades en un radio de un kilómetro en torno a la capital de Leyte han quedado destruidas. “Desde el helicóptero se puede ver que no hay ni una sola estructura en pie desde la línea de playa hasta un kilómetro en el interior del país”, lamentó el ministro del Interior, Manuel Roxas, el primer alto funcionario del Gobierno que ha llegado a Tacloban.

 

Ayuda internacional


Naciones Unidas ha anunciado que redoblará su ayuda a Filipinas para responder a los efectos del paso de ‘Yolanda’, según ha asegurado la coordinadora de ayuda de emergencia de la ONU, Valerie Amos. “Las agencias de Naciones Unidas en Filipinas, junto con sus socios humanitarios, están apoyando al Gobierno y a otras organizaciones en sus esfuerzos de evaluar la situación y responder rápidamente con los suministros vitales a través de un sistema de coordinación encabezado por las autoridades locales”, ha señalado Amos.

 

“Todas las carreteras desde el aeropuerto a la ciudad están bloqueadas”, afirma Naciones Unidas en el comunicado. “Las estimaciones iniciales indican que miles de viviendas han resultado destruidas. Las carreteras han quedado infranqueables, y la gente necesita comida, agua, protección y energía”.

 

Además, el Gobierno de Japón ha anunciado esta madrugada el envío de equipos médicos a Filipinas para asistir a los afectados por el devastador tifón. “Estamos cerrando con el Gobierno filipino el envío de nuestro contingente de emergencias hoy mismo”, detalló hoy el ministro portavoz de Japón, Yoshihide Suga.

El equipo estará formado por cerca de 25 especialistas, médicos o enfermeras pertenecientes al Equipo Japonés de Ayuda en caso de Desastres. “Queremos incrementar el volumen de ayuda lo más posible de acuerdo con las necesidades locales y las peticiones por parte del Gobierno de Filipinas”, añadió Suga, en declaraciones recogidas por la agencia Kyodo.

 

Tres días de espera

Según UNICEF, hasta 1,7 millones de niños podrían haberse visto afectados por la catástrofe. Por ello, ha puesto en marcha un vuelo con más de 60 toneladas de material de ayuda adicional que ha partido desde Copenhague (Dinamarca) y llegará en tres días. “Las prioridad inicial de UNICEF es la de salvar vidas, haciendo llegar a los niños y a sus familias medicinas esenciales, suministros nutricionales y artículos de higiene”, según el responsable local del Fondo de la ONU para la Infancia, Tomoo Hozumi.

 

El Programa Mundial de Alimentos (PAM), por su parte, ha activado un plan estimado en 1,5 millones de euros para trasladar 40 toneladas métricas de bollería de altas calorías que llegará desde Dubai en los próximos días. Estos alimentos son muy socorridos en los primeros momentos de una crisis por su elevado contenido energético y porque no necesitan ser cocinados previamente.

 

 “La devastación que hemos visto en Tacloban nos ha dejado conmocionados. La gente ha perdido sus hogares y las infraestructuras han quedado gravemente dañadas”, indicó el representante del PAM para Filipinas,Praveen Agrawal.


Con información de EFE Mundo y El Confidencial