Día de liberaciones

Este viernes, la comisión humanitaria que traerá a la libertad a los dos alemanes plagiados por el ELN se interna en las montañas de Norte de Santander para realizar la operación humanitaria. Tras más de 4 meses, los ciudadanos europeos volverán a casa. 

A pesar de que la liberación debía llevarse a cabo este jueves, problemas logísticos obligaron a aplazar la operación. Así informó a la prensa el exprocurador Jaime Bernal Cuéllar, integrante de la misión humanitaria.

“Esperamos que mañana (viernes) se pueda adelantar a primera hora la gestión”, matizó Bernal Cuéllar, al agregar que “hay voluntad de entregar a las personas. Hay colaboración extraordinaria de todo el mundo”.

Bernal Cuéllar encabeza la comisión humanitaria conformada por políticos, sacerdotes y otros integrantes de la sociedad que se ofreció a comienzos de febrero para mediar ante el ELN en la liberación de dos los alemanes y de un canadiense secuestrado, lo que después avaló el presidente colombiano, Juan Manuel Santos.

Por su lado, una portavoz del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) señaló a Efe que la misión “sí se canceló por hoy (jueves)”, aunque dijo desconocer las razones del aplazamiento.

A primera hora de este viernes la comisión humanitaria partirá desde la ciudad colombiana de Ocaña hacia un lugar de la región del Catatumbo en busca de los secuestrados.

Las coordenadas del punto en el que se hará la entrega ya están en poder del CICR, según medios locales.

El ELN anunció a finales de febrero pasado su intención de liberar a los hermanos jubilados.

Los alemanes, de 69 y 72 años, fueron secuestrados el pasado 3 de noviembre por el ELN, que no confirmó su secuestro hasta finales de enero pasado.

La guerrilla sostuvo en comunicados que los alemanes eran “espías”, cuando en realidad los jubilados llegaron al país para hacer turismo.

De acuerdo a informaciones de la Policía, uno de los hermanos había iniciado en su viaje en un todoterreno de matrícula alemana en Argentina, y más tarde los dos se reencontraron en Quito, para después entrar en Colombia por el puente internacional Rumichaca.

Solían comunicarse con su familia cada dos o tres meses, y al parecer la última llamada tuvo lugar en un punto entre Colombia y Venezuela hacia el 28 de octubre, cuando comunicaron su intención de llegar a la ciudad colombiana de Bucaramanga, cercana al lugar del Catatumbo donde se presume que fueron secuestrados.

Antes de que se postergara la entrega, Santos había señalado que la comisión humanitaria estaba en una región colombiana fronteriza con Venezuela, a la espera de que le entregaran a los alemanes.

“Está en proceso la liberación de los ciudadanos alemanes aquí en el departamento de Norte de Santander. Está el doctor Horacio Serpa, el doctor Jaime Bernal Cuéllar, un funcionario de la embajada de Alemania, y un representante de la Cruz Roja Internacional”, señaló Santos desde Cúcuta, capital del departamento de Norte de Santander, fronterizo con Venezuela.

“Hay que esperar a ver qué traen (el ELN), pero lo importante es que (los alemanes) estén libres a la mayor brevedad posible”, enfatizó, tras informar del inicio del cese de operaciones militares y de tráfico aéreo para agilizar la liberación.

El ELN también tiene en su poder al ingeniero canadiense Jernoc Wobert, trabajador de la minera Geo Explorer y secuestrado el pasado 18 de enero junto con dos peruanos y tres colombianos que esa guerrilla entregó el pasado 15 de febrero a una comisión humanitaria.

En los últimos meses, el ELN ha reclamado formar parte del proceso de paz que el Gobierno de Colombia y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) mantienen en Cuba, a lo que el presidente Santos no ha dado “luz verde”.