Demanda por la tierra

El ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural inició formalmente las demandas que conducirán a recuperar las tierras que el “Clan Castaño” de los paramilitares le arrebato a los campesino de Córdoba.

Anuncios

En Montería el Ministerio precisó que las denuncias son irrenunciables y aclaró que la política de tierras no puede estar atada al proceso de paz, por cuanto esa es otra agenda.

 

El jefe de la cartera agropecuaria, Juan Camilo Restrepo radicó ante los jueces agrarios y en nombre de las víctimas la demanda que apunta a devolver la tierra que violentamente se les quitó a los labriegos de ese sector de la costa norte de Colombia.

 

A través de su Unidad de restitución de Tierras, el ejecutivo instó a los jueces a fallar en el caso puntual de la finca Santa Paula ubicada en el corregimiento de Leticia, jurisdicción de Montería.

 

Esta demanda colectiva busca que la justicia colombiana le entregue a los campesinos de Córdoba las tierras de las cuales son dueños legítimos.

 

“La restitución de Tierras es única y exclusivamente para las verdaderas víctimas y no para los avivatos ni para las víctimas de mentira. Todo aquel que se haga pasar por víctima sin haberlo sido y que engañe al estado puede incurrir en delitos que conllevan a la privación de la libertad entre ocho y doce años”, indicó Restrepo.

 

El funcionario llamó la atención de los afectados para que no se dejen engañar por impostores o personas inescrupulosas que hablan en nombre del estado, pues esas diligencias son gratuitas y las hace el gobierno de manera directa.

 

Reiteró que siguen las amenazas contra los reclamantes de tierra para que retiren las denuncias e inclusive dijo que dichas coacciones se estarían remunerando.

 

“Resulta que la reclamación es de orden público u no son desistibles y sin embargo se quiso hacer una operación que afortunadamente con la cooperación de la Procuraduría y la Fiscalía, se pudo evitar y atajar. Con esta acción aspiramos a cumplirle, no solo a los despojados sino a la historia”, declaró el Ministro.

 

Según la cartera agropecuaria, a hoy se han recibido 22.288 solicitudes de restitución de predios despojados que equivalen a 1,6 millones de hectáreas.

 

Para el caso de Córdoba, dijo Restrepo, el “Clan Castaño” y sus testaferros le arrebataron las tierras a miles de personas y es así como a la fecha hay 1.034 reclamaciones de restitución de las cuales 500 equivalen a unas 10.000 hectáreas que estarían en manos de los Castaño.

 

Sorpresa en tierras cordobesas

 

En 1990, un catorce de noviembre el jefe paramilitar de la época, Fidel Castaño conformó con algunos de sus más cercanos colaboradores la Fundación por la Paz de Córdoba (FUNPAZCORD) con sede en Montería.

 

La cuñada de Fidel y Carlos Castaño, Sor Teresa Gómez Álvarez, asumió la gerencia de la sorpresiva fundación que anunció en ese tiempo programas de desarrollo social que incluían vivienda, educación y reforma agraria integral. Estos beneficios se ataron a un traspaso de tierras con acompañamiento técnico y financiación.

 

Esta fundación de orígenes dudosos y oscuros, ofreció durante el proceso de desmovilización de las autodefensas de Córdoba y Urabá la entrega de 10.000 hectáreas de tierra a los campesinos más pobres, sin techo ni minifundios de renta que acudieron a la desmovilización.

 

La hacienda Santa Paula que tiene 1.195 hectáreas pasa al plano de la importancia al entregárseles a los lugareños 120 parcelas con escritura pública.

 

En esas escrituras que resultaron espurias, limitó el uso, goce y disfrute de los predios en mención, toda vez que si las tierras iban a ser explotadas, los proyectos tenían que someterse a los criterios de la Fundación.

 

La institución prohibió la venta, hipoteca y traspaso de los terrenos. En medio de todo hubo cultivos y cría de ganado sí como la conformación de microempresas que terminaron cuando llegaron las primeras presiones de los paramilitares.

 

“Eran ordenes de arriba y si no desocupábamos, nos vendrían momentos trágicos”, anotó un demandante.

 

El ministro de Agricultura, Juan Camilo Restrepo estuvo acompañado del Director de la Unidad de Restitución de Tierras, Ricardo Sabogal, el Viceministro de Justicia, Miguel Samper, el Presidente de la Sala Administrativa del Consejo Superior de la Judicatura, Néstor Raúl Correa, el ministro Consejero para el Diálogo Social, Luis Eduardo Garzón y las autoridades municipales y departamentales.

 

Acudieron más de 32 campesinos demandantes los cuales en medio de su timidez expresaron plena confianza en el ejecutivo y sus acciones de restitución.

 

El Ministerio afirmó que los mayores avances en la gestión de devolución de tierras se registran en Bolívar, Sucre, César, Tolima, Magdalena, Meta y Norte de Santander.

 

“No se vayan a quedar callados frente a las amenazas”, dijo Restrepo Salazar al escuchar a un campesino alertando sobre los riesgos que corre su vida.

Anuncios