Demanda de Nicaragua "no fue sorpresa"

La Cancillería aseguró este lunes que la decisión del gobierno nicaragüense de imponer una demanda ante la Corte Internacional de Justicia para esclarecer los límites marítimos del mar Caribe,  es contraria al derecho internacional y una pretensión infundada que no sorprende a Colombia. Según el comunicado enviado por el Ministerio, el Estado colombiano está preparado para hacer frente al litigio con  Nicaragua.

“Esta acción no sorprende a Colombia. Así lo había anticipado el Presidente Santos en su alocución del 9 de septiembre”, dicta el comunicado. Según la Cancillería, “la plataforma continental de las Islas del Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, que se extiende hacia el oriente en 200 millas náuticas, se une incuestionablemente con la plataforma continental que tiene la costa Caribe colombiana que se extiende hacia el noroccidente y hacia el Archipiélago en al menos 200 millas”.

 

Asimismo, resalta que la desmedida ambición de Nicaragua afecta no solo áreas que le corresponden a Colombia, sino también de otros países como Panamá, Costa Rica y Jamaica.

 

Respecto a las acciones que el Gobierno tomará al respecto, “Colombia está preparada para hacer frente a estas infundadas pretensiones de Nicaragua, y las confrontará con toda la determinación y el rigor que exige la defensa de los legítimos derechos”.

La demanda

 

El gobierno del presidente Ortega presentó una nueva demanda ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ), pidiendole que ajuste las riendas del litigio y declare el rumbo exacto de las áreas limítrofes que comparte con Colombia.

 

Esta nueva demanda en contra del Estado Colombiano se debe a las últimas decisiones del gobierno Santos, de establecer como inaplicable el fallo de la Haya debido a la ausencia de una aprobación de los límites marítimos en el Congreso de la Republica.

 

Según un comunicado enviado por el gobierno nicaragüense, “se está solicitando al órgano judicial principal de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) delimitar su plataforma continental más allá de las 200 millas náuticas”, establecidas en noviembre del año pasado.

 

“Esta demanda tiene por propósito terminar de definir los espacios marítimos de Nicaragua que limitan con Colombia en el Caribe, sin perjuicio de los derechos de terceros estados”, dicta el comunicado. Asimismo, señala que esta media en contra de Colombia se debe a un proceso integral de establecimiento de los límites marítimos de Nicaragua en lo amplio del Caribe.

 

Respecto a la negociación que esta pendiente entre los dos países, el gobierno sandinista advirtió que “se ha visto impedida por la reacción de Colombia a ese fallo, que no reconoce, y que ha sido ampliamente difundida por ella y es del conocimiento de la comunidad internacional”.

 

Mientras tanto, la canciller María Ángela Holguín y miembros de la Comisión Segunda del Senado dialogan desde San Andrés los pasos a seguir para hacerle frente al litigio con Nicaragua y las herramientas con las que el Estado colombiano ejercerá su soberanía sobre el archipiélago y los territorios aledaños.