Cuando ya todo es agresión, la opinión de Almudena González

Desde hace unos días asisto atónita al revuelo informativo que se ha formado en España gracias una vez más a la ‘ministri’ de Unidas Podemos, Irene Montero, y sus asesores, que legislaron la nueva Ley Orgánica 10/2022, de 6 de septiembre, Ley de garantía integral de la libertad sexual.

A poco que naveguen por los medios digitales españoles se darán cuenta que desde que entró en vigor dicha ley, popularmente llamada ‘Sólo sí es Sí’, el goteo de reducciones de penas por agresión sexual es constante.

Dice la ‘ministri’, la también señora de…, que se debe a la falta de formación de los jueces, pero la realidad es que; después de leer el documento, hablar con juristas  y procesar todo este conocimiento sobrevenido de legalidad, de una ley proporcional y garantista, hemos pasado a una Ley cero proporcional y poco garantista, ya que en su afán de cambiar el lenguaje, y dotar de nuevos significados a las palabras, manipulando así los pensamientos y tergiversando la realidad- propio de los totalitarios- , han hecho desaparecer el abuso sexual. El no es abuso es agresión, que gritaban hordas de mujeres cuando se celebraba el juicio de “La Manada de Pamplona”- germen de este cambio de legislación- ha acabado siendo agresión y ha hecho desaparecer el abuso y con él, el principio de proporcionalidad de la Ley.

Desbalance de la Ley

Para dejarlo claro; bajo el mismo castigo estará el que te toca el culo en un bar, que el que te obliga a ‘hacerle un Lewinsky’ en el oscuro banco del parque o en el rincón del portal. No es lo mismo. ¿no? Pues para la nueva ley sí.

Y por si fuera poco modifican el artículo 182 de tal manera que, a mi entender, quedan desprotegidos los jóvenes de entre 16 y 18 años. Que si bien quisieran ser mayores- lo sé porque tengo hijos que rozan esas edades- siguen siendo unos niños en muchos aspectos y merecen, por su vulnerabilidad y condición, la protección que les daba la antigua ley. ¿Dígame, ‘ministri’, dejar este artículo tan abierto no es un tanto peligroso?

Lean, comparen y díganme si no es mejor especificar que dejar los artículos tan abiertos a la interpretación.

Art 182. ( Anterior)

  1. El que, interviniendo engaño o abusando de una posición reconocida de confianza, autoridad o influencia sobre la víctima, realice actos de carácter sexual con persona mayor de dieciséis años y menor de dieciocho, será castigado con la pena de prisión de uno a tres años.
  2. Cuando los actos consistan en acceso carnal por vía vaginal, anal o bucal, o introducción de miembros corporales u objetos por alguna de las dos primeras vías, la pena será de prisión de dos a seis años. La pena se impondrá en su mitad superior si concurriera la circunstancia 3.ª, o la 4.ª, de las previstas en el artículo 180.1 de este Código.

Artículo 182 (Modificado con efectos desde el 07/10/2022)

  1. El que, con fines sexuales, haga presenciar a un menor de 16 años actos de carácter sexual, aunque el autor no participe en ellos, será castigado con una pena de prisión de seis meses a dos años.
  2. Si los actos de carácter sexual que se hacen presenciar al menor de dieciséis años constituyeran un delito contra la libertad sexual, la pena será de prisión de uno a tres años.

Mujeres y niños desprotegidos

Está claro que en este caso, no sólo no ha mejorado lo anterior ni protege más a las mujeres, ni a los niños. Sí ha dejado penas menos gravosas para este tipo de delitos, así que puedo concluir como dice la ley, que en caso de duda, se resuelve siempre a favor del acusado.

¿Y si el acusado tuviera 17 años? Sería juzgado por agresión sexual y su pena sería de un año de internamiento, mientras que por la misma conducta un adulto podría enfrentarse solo a una multa. En este caso… ni los niños están protegidos y podrían cumplir más pena que un adulto. Sepan queridos lectores que mi cerebro no es capaz de procesar semejante información que revela tremenda chapuza de ley. Menos mal que esto no lo digo yo, lo dijo a Europa Press, la agencia de noticias española, Eva Saavedra, titular del Juzgado de Menores Número 2 de Madrid.

Por si me leyera la señora Montero: Estimada ‘ministri’, cualquier persona educada y con conciencia bien formada que hubiera cometido su error, dejaría de inmediato su cargo. A usted la respalda la mayoría del Congreso, que votó a favor de esta chapuza, y eso puede que le dé fuerza para aferrarse a su escaño. Créame cuando le digo que ahí fuera hace frío. Que las elecciones están a la vuelta de la esquina y que pronto sentirá el abrir y cerrar de las puertas y el frío en el cogote, como cuando estaba a la caja del supermercado.

Ojo a Colombia, la ‘ministri’ Montero estuvo hace unas semanas con el presidente Petro y se presentó como experta asesora en temas de igualdad. No caigan en la trampa, no sigan por este camino de oscuro final.

puede leer más opiniones en https://confidencialcolombia.com/opinion

 

 

 

 

 

Almudena González Barreda

Periodista española especialista en tendencias, residente en Alemania desde hace una década, anteriormente vivió en Colombia unos años.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Perdiste tu contraseña?

Lost Password