Cooperación Internacional para el Desarrollo: Una apuesta en la que todos ganan

Al hablar de cooperación internacional para el postconflicto debemos referirnos a esfuerzos mayores que sólo los económicos. El gobierno busca, en medio de las negociaciones, mecanismos que le permitan reparar a las más de 6 millones de víctimas que ha dejado el conflicto armado en Colombia desde 1985 hasta 2013.

 

¿De qué estamos hablando cuando decimos cooperación internacional para el postconflicto?

Anuncios

 

Hoy en día, hablar de cooperación internacional para el desarrollo debe ir más allá de la dependencia entre los cooperantes y los donantes y ser el reflejo de relaciones que, como afirma Eduardo Galeano, impliquen respeto mutuo, en las que se consolide un diálogo que sea más abierto entre los socios.

 

Cada actor debe tener un rol determinante dentro del intercambio de recursos, conocimientos, experiencias y buenas prácticas, que toman cada vez mayor relevancia y que son los que necesita el país para construir una sociedad más incluyente.

 

En los últimos años, el gobierno nacional le viene apostando a la cooperación internacional como unade las herramientas que le han permitido construir una agenda más dinámica en materia de política exterior, consolidarunos objetivos claros encaminados a darle a Colombia mayor visibilidad a nivel internacional y un mejor posicionamiento a nivel regional.  Sin embargo, la cooperación internacional es una estrategia que requiere de tiempo, de recursos (tanto humanos como económicos), yde instituciones sólidas y transparentes que garanticen que las ayudas recibidas bajo el paraguas de la cooperación internacional lleguen a donde tengan que llegar y generen el impacto positivo que verdaderamente se espera.

 

El principal problema que ha tenido la cooperación internacional, en Colombia y en el mundo entero, radica en el desconocimiento que se tiene sobre su objetivo y las malas prácticas que de allí se han derivado.

 

La definición más completa y útil, y que podría decirse es la “oficial”, es la que da la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE): “La cooperación internacional es una acción conjunta para apoyar el desarrollo económico y social del país mediante la transferencia de tecnologías, conocimientos, experiencias o recursos por parte de países con igual o mayor nivel de desarrollo, organismos multilaterales, organismos no gubernamentales y de la sociedad civil”. Esta definición es utilizada también por la Agencia Presidencial para la Cooperación Internacional (APC-Colombia).

 

Esta sencilla definición da a entender que la cooperación es una herramienta para el desarrollo, que tiene diversas formas de gestionarse y distintos actores que participan en ella. No da a entender que sea una ayuda ad infinitum,que deba convertirse automáticamente en una obligación de los donantes porque el país que la recibe  está inmerso en una situación de pobreza o de violencia.

 

Para que la cooperación internacional realmente sea para el desarrollo, es necesario cortar con las prácticas asistencialistas que se han creado y formular proyectos en los cuales todos los actores que participen se apropien de sus necesidades, de las soluciones y sobre todo de su rol (como instituciones, población beneficiada, donantes, sociedad civil, etc).

 

Aunque cada conflicto armado y las circunstancias que los generan son diferentes, las experiencias internacionales pueden dar luces sobre como se podría hacer de la cooperación internacional una herramienta eficaz que apoye las labores institucionales, no que las reemplace. Irlanda del Norte puede ser un ejemplo de como trabajar en pro de una verdadera reconciliación, este país demostró la importancia de vincular a todos los actores (protestantes, ejército, sector público, sector privado, católicos) en pequeñas comunidades, especialmente en zonas rurales que permitieran dar soluciones de abajo hacia arriba.