Convenio contra las minas antipersonales

El Gobierno colombiano y la Unión Europea oficializaron un convenio para fortalecer la acción contra las minas antipersonal que se ejecutará en 12 departamentos del país andino con un costo de 7,2 millones de euros (unos 11 millones de dólares).

El dinero del convenio “Fortalecimiento de la Acción contra Minas Antipersonal en Colombia”, en su mayoría aportado por la Unión Europea, se destinará a tareas encaminadas a fortalecer actividades en educación en el riesgo de minas, asistencia a víctimas y desminado humanitario, entre otros.

 

Anuncios

El proyecto cubrirá los departamentos de Antioquia, Arauca, Bolívar, Caquetá, Cauca, Córdoba, Meta, Nariño, Norte de Santander, Putumayo, Santander y Tolima.

 

Esos departamentos fueron escogidos de “acuerdo a la sospecha por minas antipersonal (MAP), municiones sin explotar (MUSE) y artefactos explosivos improvisados (AEI)” y por el impacto ocasionado por el mayor número de víctimas civiles.

 

También responde a las políticas del Gobierno colombiano en materia de restitución de tierras y el retorno de la población.

 

El acuerdo fue rubricado por el vicepresidente colombiano, Angelino Garzón, y la embajadora de la Delegación de la Unión Europea en Colombia, María Antonia van Gool, en presencia de representantes de la comunidad internacional y organizaciones no gubernamentales, entre otros.

 

Desde 1990, año al que se remonta la documentación de accidentes con este tipo de elementos explosivos en el país, se han registrado un total de 10.001 personas víctimas por MAP, MUSE y AEI.

 

De éstas, 6.222 son miembros de la fuerza pública y 3.779 son civiles; 968 son niños, niñas y adolescentes.

 

El vicepresidente Garzón calificó, la víspera, esta cifra como “deshonrosa” y exigió a los grupos armados ilegales que dejen de plantar minas antipersonal y que informen de sus campos minados, para que se pueda prevenir a la población.

 

Según la coalición Campaña Interanacional para la Prohibición de las Minas (ICBL, por su sigla en inglés), Colombia es el segundo país del mundo más afectado por las minas antipersonal, después de Afganistán.

 

Cálculos del Gobierno colombiano indican que en el territorio nacional hay sembradas más de 100.000 minas antipersonal, siempre por las Farc y el ELN.