Continúa el proceso judicial contra Paulina Rubio

La cantante mexicana ha pedido a una jueza de Estados Unidos que adelante la fecha del juicio que avanza en su contra, por no haberse presentado en un concierto en la ciudad de Tunja. 

El martes pasado, ante una jueza de Miami, la chica dorada pidió que adelantara la fecha del juicio que avanza en su contra por haber incumplido una presentación que tenía en Colombia en el año 2010.

 

Según lo previsto, el juicio tendría lugar el 13 de noviembre de este año, sin embargo, durante esas fechas, Paulina estaría grabando  un programa de televisión en México, por ello Omar Ortega, abogado de la artista, ha expresado ante la jueza Abby Cynamon que: “Queremos pasar el juicio de noviembre para octubre. No nos importa si es la segunda o la tercer semana”, pues según él, las grabaciones harían que la chica dorada tuviese dificultades para asistir al juicio.

 

No obstante, la jueza no pudo dar respuesta inmediata a las peticiones del abogado, pues no contaba en ese momento con su calendario de actividades y por ende ignoraba los juicios que tiene previstos para el mes de octubre, así que decidió pedirles a ambas partes que regresen el próximo jueves.

 

Paulina Rubio fue demandada en noviembre de 2010 por la Corporación Cultural Viva la Música, la corporación de Miami CMG Entertainment y el Fondo Mixto de Cultura de Boyacá, por no haberse presentado en un concierto que formaba parte del  Festival Internacional de Cultura de Boyacá, en agosto de ese mismo año.

 

Inicialmente la demanda ascendía a la suma de un millón de dólares correspondientes a los daños y perjuicios ocasionados por el incumplimiento de la artista, además de los intereses y costos legales, sin embargo, esta cifra se ha reducido a 800.000 dólares, pues según el abogado Ortega “Gutiérrez está tratando de recuperar todos los gastos del festival y no sólo los del concierto, y de cobrárselos a Paulina, ella no tiene que pagar nada… Paulina no ha hecho nada incorrecto”.

 

Pues según la defensa de la chica dorada, su ausencia en el festival se debió a causas ajenas a su voluntad, ya que los organizadores del evento se habían comprometido a suministrar una avioneta para trasladar a Paulina, y no lo hicieron, por lo que ellos mismos tuvieron que contratar transporte aéreo, que luego por cuestiones climáticas no había podido aterrizar en Tunja.

 

Pero los demandantes afirman que jamás se había comprometido a contratar una aeronave, y que el contrato estipulaba que la artista llegaría a Bogotá y desde allí viajaría en automóvil hasta Tunja, porque la ciudad no cuenta con aeropuerto comercial.

 

Richard Wolfe, abogado de los demandantes, declaró que aunque no tiene problemas con adelantar el juicio, sí pide una fecha concreta, para poder tener el tiempo suficiente para trasladar desde Colombia hasta Miami a tres testigos.