Notice: Trying to access array offset on value of type bool in /data/confidencialcolombia.com/wp-content/plugins/all-in-one-seo-pack/admin/aioseop_module_class.php on line 1725

Con las elecciones terminó la incertidumbre en la frontera

Los comerciantes y empresarios de Norte de Santander afirmaron que una vez terminadas las elecciones en la frontera se acabaron las conjeturas, la incertidumbre y todos los aspectos que estaban interrumpiendo el normal desarrollo de la economía regional y de frontera.

Los comerciantes y empresarios de Norte de Santander afirmaron que una vez terminadas las elecciones en la frontera se acabaron las conjeturas, la incertidumbre y todos los aspectos que estaban interrumpiendo el normal desarrollo de la economía regional y de frontera.

 

Anuncios

El presidente de la Federación Nacional de Comerciantes, Fenalco Cúcuta, Rodolfo Mora en diálogo con Confidencial Colombia manifestó que lamentablemente la perspectiva siguen siendo ninguna con la reelección del Presidente, Hugo Chávez porque las cosas seguirán tal y como venían.

 

El comercio en la frontera, dijo, sigue de capa caída, precisamente por la pérdida de poder adquisitivo de los venezolanos por el precio del bolívar. En su opinión la única salida es propender por insertar a Norte de Santander y a Cúcuta en el entorno nacional. “Seguimos sosteniendo que en esta orillas del país, seguimos siendo Colombia, pero infortunadamente nos han abandonado y prácticamente nos han entregado a Venezuela y eso no es lo que nosotros queremos”.

 

Reveló que el bolívar fuerte se ubica en 150 pesos, lo que equivale a 15 centavos del anterior, mostrando una debilidad preocupante que no incentiva las compras en Colombia.

 

“No nos podemos llamar a engaños y por eso sostengo que no veo posibilidades de que el bolívar se revalúe”, sostuvo.

 

El dirigente gremial anotó que sin duda alguna hubo expectativa por un eventual cambio en el mandato venezolano por cuanto en Capriles se veía una corriente socialista, pero con miras a estimular la producción y a estimular la inversión extranjera.

 

Mora al igual que otros empresarios pensaron que con el triunfo de Capriles volvería no solo la inversión sino el flujo de moneda y con ello una revaluación inmediata.

 

Ojo con El Táchira

Para el presidente de Fenalco Cúcuta, Rodolfo Mora las preocupaciones de Venezuela deben ser las mismas de Colombia en lo que tiene que ver con la zona de frontera la cual está descuidada y en el completo olvido. Indicó que la desazón es tal que inclusive la votación en el Estado Táchira fue muy favorable y superior en favor de Capriles, lo cual se debe al inconformismo que hay como el gobierno central ha mirado esa frontera.

 

Los comerciantes creen que luego de escuchar el discurso de Chávez, notan una voz conciliadora que apunta a que no habrá más castigo para El Táchira como venía ocurriendo y por el contrario habrá mayor atención y un especial cuidado con esa región en donde la gente no cree en su gobierno.

 

“Lo mismo le puede pasar a Colombia porque en el Norte de Santander hay mucho descontento por la forma como el gobierno de turno trata la frontera, luego hay sentimientos mutuos de lado y lado por el desdén gubernamental”, declaró el empresario.

 

Consideró que el gran problema de los norte santandereanos es la incomunicación vial por cuanto hay mercancías que prácticamente no pueden salir y peor si son terciarias de donde provienen alimentos.

 

Es de tal magnitud el problema que lo que usualmente venía por Pamplona y Bucaramanga ahora de recibe o se envía por Ocaña que tiene una carretera mucho más larga y en unas condiciones demasiado precarias, medio transitables.

 

El aislamiento de los cucuteños con el interior del país y con la Costa Atlántica ha hecho que muchas empresas fracasen o bajen sus metas.

 

Con cargo a las vías, dijo, el comercio está pagando los platos rotos de la carencia de competitividad. La tasa de desempleo aumentó a tal punto que el departamento ocupa el tercer puesto en desocupación y ostenta el mayor índice en formalidad.

 

Para el caso de Cúcuta la realidad es oscura porque han caído las ventas, se cayó visiblemente el comercio y la entrega de locales está a la orden del día.

 

“Ha habido mucha depresión, estamos tratando de sobrevivir, pero no hay condiciones que permitan ser optimistas. Este año veníamos muy bien, las ventas mostraron un buen comportamiento al cierre del primer semestre a tal punto que hubo registros del 10 por ciento, sin embargo de junio hacia adelante los indicadores se desplomaron”, concluyó Mora.