¿Como seria el Barça sin Messi?

 

El retraso en las negociaciones para la renovación de Lionel Messi está inundando de incertidumbre el futuro del argentino en el club blaugrana. Son muchas las dudas que crecen en su entorno y muchas las voces que no dudan que su salida del Barcelona ya no parece una utopía. Pero ¿qué pasaría si pensáramos en un Barca sin el astro argentino?

 

El futuro de Lionel Messi en el Barcelona es una incógnita. Nadie sabe a ciencia cierta como acabará esta novela, que cada día parece más enrevesada. El club insiste en que no tienen dudas de que el argentino finalmente acabará extendiendo su contrato. Sin embargo, hasta el momento las negociaciones se mantienen en un punto muerto. No existe oferta oficial por parte de la zona noble del club y tampoco se han puesto en contacto con él para hacerle saber cuál será el plan deportivo en los próximos años.

 

Los mensajes que se mandan, tratan de mantener la calma en todo este asunto. Pero con cada mes que nos acerca a la finalización de su contrato -en junio de 2018- crece la incertidumbre. Las palabras de directivos a los medios no ayudan precisamente. Empezó con Óscar Grau, que declaró en su momento que en la operación había que tener “cabeza fría y sentido común”. Y siguió con Gratacós, quien echó más sal a la herida opinando que “Messi no sería tan buen jugador sin Iniesta, Neymar o Piqué”.

 

El tema no es nuevo. Históricamente, la directiva del Barcelona siempre ha sido un polvorín preparado para autodestruir al equipo. La respuesta no ha tardado en llegar. Uno de los confidentes de Messi en la plantilla, Luis Suárez, contestó a las palabras de Grau afirmando rotundamente que “con la renovación de Messi hay que tener de todo menos cabeza fría”. 

 

El caso es que Messi no está nada contento con la actitud del club en todo este caso. Para empezar, no comprende que el club haya renovado con tanta facilidad a Neymar y menos aún que con este último ajuste salarial el brasileño pase a cobrar casi más de 10 millones de euros más que él. Messi siente que se le ha faltado al respeto en el trato y que no se le valora como la figura del equipo que ha demostrado ser en todo momento. Las palabras de los directivos, junto a la ausencia de oferta formal en estos momentos, mosquean y mucho al jugador. Su intención es la seguir en el conjunto blaugrana, pero cada día ve más puntos negativos en todo esto.

 

Esta situación no escapa desapercibida para el resto de grandes de Europa, que firmarían con los ojos cerrados cualquier cheque en blanco por el astro argentino. En Inglaterra cada semana llueven los rumores por equipos que tendrían dispuestos ya el efectivo para acometer su fichaje en cualquier momento. En los últimos días The Sun publicó que el City ya estaría preparando la megaoferta para llevarse al argentino a final de año. El poder económico de la Premier es uno de los grandes enemigos en la operación de renovación, al igual que el fútbol chino que ya ha llegado a tentar al jugador con un salario anual de 100 millones de euros.

 

Es lógico pensar que la opción de su salida no parece para nada descabellada y que con cada mes que pasa las suspicacias crecen. En este punto entra un pensamiento de duda: ¿Qué sería del Barça si finalmente Messi sorprende a todos y se marcha?

 

 

El Barcelona llevaría dos puntos y 27 goles menos, y estaría eliminado de la Copa

 

Que Messi es un jugador fundamental para el Barça nadie lo duda. El astro argentino ha dado puntos vitales al conjunto blaugrana. Son incontables los partidos que ha decidido con una pincelada de sus botas. Sin irnos muy lejos, y basándonos en la presente temporada, los goles de Messi le han salvado el cuello al equipo en más de una ocasión. El mejor ejemplo son los últimos encuentros del cruce de Copa del Rey contra el Athletic de Bilbao. Si en nuestro supuesto prescindimos de los tantos que Messi anotó en la eliminatoria, el Barcelona estaría en estos momentos eliminado del torneo. En la ida convirtió el gol que acortaba distancias con su rival y que a la postre fue crucial para pasar la ronda. En la vuelta, también apareció para anotar el tanto que le daba la definitiva clasificación con una obra maestra de tiro libre.

 

En la Liga también los goles de Messi han salvado el cuello de sus compañeros. Sin sus tantos, el Barcelona llevaría en este punto de la temporada dos puntos menos -estaría a cuatro del Madrid con un partido más en su cuenta-, es decir prácticamente habrían dicho ya adiós al campeonato local. Sus goles frente a Real Sociedad y Villarreal le concedieron dos empates donde ya todo se daba por perdido. La última prueba de ello ocurrió contra el Submarilo amarillo, al cual Messi ajustició ya en el tiempo complementario con otro milagro a balón parado. Eso es solo un ejemplo de la presente campaña cuyo cálculo se podría extender al resto de años anteriores en los que fue la llave maestra para cosechar todo ese reguero de títulos.

 

Perdería una media de 50-60 goles por campaña

 

Una de los grandes diferenciadores de Messi con respecto al resto profesionales del fútbol radica en su capacidad goleadora. Messi se ha convertido con el paso de los años en uno de los mejores artilleros de la historia de este deporte. Hasta tal punto que el astro de Rosario convierte una media de entre 50 y 60 goles por año, un número al alcance solo de los elegidos. Unas cifras que en las leyes del fútbol se traducen automáticamente en títulos. Solo equipos como el Real Madrid o el Barcelona, basados en la figura de Ronaldo y Messi respectivamente, pueden mantener ese demente ritmo goleador que a la larga supone luchar por todas las competiciones. Si Messi se va del Barça, estos perderán una de sus armas principales. De hecho podemos asistir a un ben ejemplo en la campaña 2013-24 en la que Messi se perdió una gran cantidad de partidos por una lesión. El Barcelona, que durante toda su etapa con Messi ha rondado un promedio de más de 170 goles por temporada, bajó sus cifras en ese año hasta los 148 entre todas las competiciones. En la presente, Messi suma hasta el momento 27 goles en 24 partidos. Ha marcado en casi todos los encuentros que ha jugado, tan solo se ha quedado en seis de ellos a cero. Messi es capital para el Barcelona.

 

El Barça ganaría un respiro en el plan de nómina, pero perdería el equivalente por ingresos publicitarios

 

El sueldo de messi en estos momentos en el Barcelona se sitúa en unos 20 millones más un pequeño porcentaje en variables. Si Messi saliera, el club podría utilizar el dinero para reinvertirlo en otras contrataciones o incluso para poder acometer la ficha de varias figuras de nivel pero con un salario más razonable. Pero a la larga también saldría perdiendo. Un jugador como Messi es capaz de producir demasiados ingresos para el club en numerosos términos.

 

Uno de los más importantes estaría en los patrocinadores del Barcelona. Es probable que los principales sponsors del club decidieran marcharse si no cuentan ya con el astro argentino. Este caso puede verse en el acuerdo que llegaron con Qatar Airways, que irán con los blaugrana hasta el final de la presente campaña. Uno de los motivos que acercaron el acuerdo entre club y aerolínea residía en el patrocinio que también haría Messi para la compañía aérea. El de Rosario tuvo que deshacer en este aspecto su contrato con Turkish Airlines para ceder parte de sus derechos de imagen y que este acuerdo con el Barça pudiera tener su rúbrica. Dicho patrocinio le supuso al Barça 35 millones de euros anuales. El nuevo patrocinador, la multinacional japonesa Rakuten, pagará al Barcelona la escalofriante cifra de 55 millones de euros, algo que sin Messi en el equipo sería impensable.  

 

Perdería un líder que dejaría un vacío por muchos años

 

Messi es el líder de este Barça. El símbolo de un conjunto que ha impuesto su hegemonía durante varios años en Europa. Lio es la referencia para todos sus compañeros, un ejemplo para la cantera de donde salió. Su aura es tan vital para el equipo que no extrañaría que este entrara en una depresión profunda después de una probable salida. 

 

Si vemos los antecedentes del club blaugrana, siempre han sufrido para tapar el vacío que dejaba la salida de su jugador franquicia. Desde Schuster, hasta Maradona en su época, hasta Figo o Ronaldinho en los tiempos modernos. El caso del portugués es el más significativo. El club deambuló por Liga y Europa durante casi seis años sin resultados después de la marcha de éste al eterno rival. El caso de Messi podría ser incluso peor.